Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

Provincia de Cádiz

Sanidad divide Cádiz en tres zonas distintas de riesgo por calor

AEMET activará su mapa de alertas por calor el próximo 3 de junio.

AEMET activará su mapa de alertas por calor el próximo 3 de junio. / Lourdes de Vicente

El Ministerio de Sanidad activaba ayer el Plan Nacional de Acciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud, que estará vigente hasta el próximo 30 de septiembre y que, como novedad, introduce un sistema de alertas por zonas más preciso.

Así, de las 52 zonas tradicionales en las que se dividía el territorio nacional, Sanidad especifica ahora un total de 182 emplazamientos. El cálculo de estos nuevos umbrales se ha elaborado teniendo en cuenta los resultados del estudio epidemiológico realizado por el Grupo de Investigación en Cambio Climático Salud y Medio Ambiente Urbano, del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). En él, se establecen las temperaturas límite de impacto en la mortalidad por olas de calor según zonas de meteosalud.

Según estos criterios, la provincia gaditana queda divida en tres áreas: en la costa de Cádiz, el umbral de riesgo se sitúa en los 34,7ºC; si bien en la campiña jerezana el nivel diferencial se considera está cinco grados por encima, con 39,5ºC; mientras que en el Campo de Gibraltar la temperatura de alerta frente al calor desciende a los 32,2ºC. En toda la provincia, según el baremo de Sanidad, el nivel de peligro se coloca en 38,5 grados centígrados. Estos son, en clave gaditana, los umbrales a partir de los cuales se ha observado una relación estadística significativa entre mortalidad y calor.

Además, este nuevo Plan Nacional -que permite de ser necesario alargarlo hasta el 15 de octubre- incluye los avisos ante calor extremo de la Zonas de Meteoalerta de la Agencia Estatal de Meteorología, que estarán disponibles a partir del 3 de junio. Cada día, el Ministerio de Sanidad establecerá un nivel de riesgo diario para cada zona territorial en función de la diferencia entre las temperaturas predichas por AEMET para ese día y los dos días siguientes, y el umbral de temperatura en impacto en salud.

La escala contemplará cuatro niveles: nivel 0 (verde), de ausencia de riesgo; nivel 1 (amarillo), de bajo riesgo; nivel 2 (naranja), de riesgo medio, y nivel 3 (rojo), de alto riesgo. En función de los mismos, Sanidad y CCAA tomarán medidas acordes de comunicación y prevención del riesgo.

El objetivo del Plan Nacional de Acciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud, es reducir el impacto sobre la salud de la población del exceso de temperatura, especialmente en los grupos de riesgo o más vulnerables, como personas mayores, mujeres gestantes, menores y personas con enfermedades crónicas, así como en aquellos colectivos que desempeñan su trabajo o realizan esfuerzos al aire libre.

RECOMENDACIONES CONTRA EL CALOR

Para minimizar los daños que las personas pueden sufrir, desde el Ministerio de Sanidad se insiste en un decálogo de recomendaciones generales. En primer lugar, el departamento recuerda que hay que beber agua o líquidos con frecuencia, aunque no sienta sed y con independencia de la actividad física que realice. En este sentido, aconseja evitar las bebidas con cafeína, alcohol o muy azucaradas, ya que pueden favorecer la deshidratación.

Asimismo, aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, se debe prestar especial atención a bebés, menores, mujeres embarazadas o lactantes, así como personas mayores o con enfermedades que puedan agravarse con el calor (como las enfermedades cardiacas, renales, diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer, patologías que dificultan la movilidad, demencia y otras enfermedades mentales, así como el abuso de drogas o alcohol). También recomienda permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse.

Además, hay que procurar reducir la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas centrales del día; usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar; nunca dejar a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente a personas menores de edad, mayores o con enfermedades crónicas); consultar al profesional sanitario ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.

Por último, aconseja mantener las medicinas en un lugar fresco, pues el calor puede alterar su composición y sus efectos; y hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios