Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

Provincia de Cádiz

Huelga metal Cádiz: Los sindicatos mantienen la presión en la calle y convocan una manifestación este martes

  • UGT y CCOO insisten en el rechazo a la violencia pero piden comprensión para los trabajadores que se han echado a la calle

  • La vigencia del convenio y la revisión salarial siguen siendo los principales escollos para el acuerdo con la patronal

Los manifestantes, por avenida Marconi. / Lourdes de Vicente

Los sindicatos UGT y CCOO han hecho un llamamiento a mantener la presión en las calles para reivindicar un nuevo convenio provincial del metal sin pérdida de "poder adquisitivo para los trabajadores". Los secretarios provinciales de las federaciones de Industria de UGT y CCOO, Antonio Montoro y Juan Linares, han reivindicado "la lucha contra el capital" y han rechazado explícitamente los actos de violencia. No obstante, han pedido comprensión "porque detrás de cada trabajador hay una familia detrás" y han resaltado que "hay que ponerse en la piel de los trabajadores de Cádiz", según ha indicado Montoro.

Ambas centrales, que han convocado la huelga indefinida del sector que este viernes ha vivido su cuarta jornada, han convocado una gran manifestación para este martes a las once de la mañana en Cádiz, que partirá de la plaza Asdrúbal y terminará ante la sede de la patronal. Ésta será la única movilización amparada con las siglas de ambos sindicatos, aunque sus dirigentes han expresado su apoyo a las movilizaciones que se han vivido en los últimos días, y que probablemente se repetirán a lo largo del fin de semana y la próxima si no hay un acuerdo.

Montoro y Linares han explicado los motivos que han llevado a rechazar las tres propuestas planteadas en la reunión fallida de la pasada madrugada, dos de la patronal y otra del Consejo Andaluz de Relaciones Laborales (CARL). Según los representantes sindicales, su negativa a aceptarlo se debe a que los empresarios plantean una vigencia de convenio de entre tres y cuatro años, cuando la parte social no quiere que abarque más de dos. Además, los sindicatos fijan como línea roja que "los trabajadores no pierdan poder adquisitivo", exigiendo que se traslade a las tablas salariales el incremento del IPC real, que se ha desbocado en los últimos meses como consecuencia de la subida de los precios de la energía.

Sin embargo, han alegado que las propuestas de la patronal no contemplan que se consolide ese incremento en la escala salarial, sino que se abonaría en una paga extra. Asimismo, reiteran que esta medida no es viable en el sector por su alto nivel de eventualidad, lo que llevaría, según su versión, a que muchos eventuales no recibirían ese pago al extinguirse su relación laboral antes de cobrarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios