Gastronomía José Carlos Capel: “Lo que nos une a los españoles es la tortilla de patatas y El Corte Inglés”

Estados Unidos

Trump avanza imparable hacia su nominación como candidato presidencial

El ex presidente de EEUU Donald Trump gesticula durante un mitin en Manchester, New Hampshire.

El ex presidente de EEUU Donald Trump gesticula durante un mitin en Manchester, New Hampshire. / MICHAEL REYNOLDS (Efe)

Tras meses con una campaña en caída libre, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, abandonó el domingo la carrera por la nominación presidencial republicana, allanando todavía más el camino al ex presidente de EEUU Donald Trump, quien parece un rival imbatible.

Con la retirada de DeSantis, la única que queda enfrentada a Trump en la contienda interna es la ex embajadora ante la ONU Nikki Haley, cuya prueba de fuego, y quizás última oportunidad, será el martes en las primarias clave de New Hampshire.

DeSantis, gobernador del llamado estado del sol desde 2019 y miembro del ala ultraconservadora de los republicanos, lanzó su campaña presidencial en mayo del año pasado cuando las encuestas lo situaban como el único capaz de batir a Trump en las primarias.

Sin embargo, tras una campaña errática y con muchas dificultades para distinguirse del radicalismo del magnate neoyorquino, sus posibilidades se fueron desinflando a marchas forzada hasta que el domingo decidió tirar la toalla.

En las primera cita de las primarias, los caucus de Iowa del 15 de enero, Trump arrasó con el 51% de los votos y DeSantis tuvo que contentarse con un segundo puesto (21%), por delante de Haley (19%).

Además, los pronósticos para el próximo duelo en New Hampshire eran mucho peores, con DeSantis muy rezagado en último lugar, por lo que el candidato había desistido de hacer campaña en el estado.

"No tenemos un camino claro para la victoria. Por eso, hoy suspendo mi campaña", explicó desde Florida el gobernador, quien admitió que la mayoría de los republicanos quiere "dar una segunda oportunidad a Donald Trump".

De nada ha servido la "guerra cultural" que DeSantis enarbola en Florida contra la ideología woke (progresismo) ni su oposición al cierre de negocios durante la pandemia de Covid-19 ni su discurso antiinmigración, dado que Trump sigue siendo el líder de facto del partido.

Días atrás, el gobernador criticó el liderazgo personalista de Trump, a quien hay que "besar el anillo" para recibir sus favores.

El domingo, De Santis le dio su respaldo público en las primarias. Con eso quiere evitar que vuelva a apoderarse del partido "la vieja guardia republicana" que, a su juicio, representa la candidatura moderada de Haley.

Trump contra Haley, el duelo definitivo

En un mitin en Rochester (New Hampshire) horas después de que se conociera la salida de DeSantis, Trump agradeció al gobernador por haber abandonado la carrera y dijo que espera trabajar junto a él.

"Espero trabajar junto a Ron para derrotar al corrupto de Joe Biden; tenemos que recuperar nuestro país", dijo el ex presidente y recordó también que dejará de utilizar el apodo DeSanctimonious (mojigato), con el que hasta ahora se burlaba de DeSantis.

Además dijo del gobernador de Florida que "es una increíble persona y lideró una muy buena campaña".

Nikki Haley, por su parte, le deseó "lo mejor" y se erigió como la única rival a Trump que queda en pie: "Sólo quedamos un hombre y una mujer", declaró desde Nuevo Hampshire.

Por el camino han caído ya DeSantis, el empresario Vivek Ramaswamy, los ex gobernadores Asa Hutchinson y Chris Christie; y el ex vicepresidente Mike Pence, entre otros.

A diferencia de DeSantis, Haley se ha volcado en la campaña de New Hampshire, con la esperanza de que su perfil moderado y el apoyo que ha recibido del gobernador estatal, Chris Sununu, le permita plantarle cara a Trump.

No lo tendrá nada fácil. Una encuesta publicada el domingo por la CNN antes de la retirada del gobernador, daba el 50% de los votos a Trump, el 39% para Haley y el 6% para DeSantis.

Además, según los analistas, los votantes de DeSantis tienen a Trump como segunda opción, así que la retirada del mandatario de Florida augura para el ex presidente unos resultados todavía mejores de los esperados.

Previendo que la batalla en New Hampshire iba a ser un duelo de dos, el fuego cruzado entre Trump y Haley se intensificó en los últimos días.

La ex embajadora puso en cuestión que el ex presidente esté "mentalmente apto" para volver al poder, después de que Trump confundió varias veces en un mitin a Nikki Haley con la ex presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Trump, por su parte, se ha burlado de las raíces indias de Haley y la ha descartado como su vicepresidenta en caso de regresar a la Casa Blanca.

Las elecciones presidenciales se celebrarán el 5 de noviembre, cuando el candidato republicano se enfrentará al actual presidente, Joe Biden, quien aspira a su reelección para un segundo mandato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios