Muay thai

El gaditano Coello, a por otro título mundial

  • Optimista ante la pelea del sábado con el japonés Fujiwara: "Las opciones de triunfo están 60-40 a mi favor".

Coello, con la bufanda del Cádiz al cuello, es proclamado vencedor de una pelea. Coello, con la bufanda del Cádiz al cuello, es proclamado vencedor de una pelea.

Coello, con la bufanda del Cádiz al cuello, es proclamado vencedor de una pelea.

Carlos Coello, el deportista más de moda durante el último bienio entre todos los nacidos en la capital gaditana, vuelve a convertirse en protagonista de la actualidad este fin de semana. Por tercera vez en los últimos 12 meses de su carrera como practicante profesional del muay thai, el considerado como deporte rey e incluso algo más en Tailandia, saltará a un cuadrilátero para disputar un enfrentamiento con un título de campeón del mundo de esta especialidad en juego.

La localidad leonesa de Ponferrada, convertida en su tercera casa junto a la natal Cádiz y a la tailandesa Rayong -en esta vive gran parte de cada año al ser la sede de su dura preparación-, volverá a convertirse en escenario de un combate fundamental para su trayectoria. Si en 2017 se coronó por primera vez en su vida un 16 de diciembre especialmente emotivo ya que ese triunfo supuso el cumplimiento de una promesa hecha a su madre antes de su fallecimiento, este sábado intentará que se repita la historia en la misma instalación, un pabellón Lydia Valentín donde también saboreó la hiel de la derrota cuando en junio del presente año no pudo añadir otro título internacional a su palmarés.

Faltan dos días para que se cumpla un año justo de la grandiosa noche en la que se impuso a los puntos al portugués Joao Gonçalves, lo que le otorgó el cinturón de campeón mundial WKN. Si poco antes del pasado verano se le escapó frente al tailandés Anukon Tamseeran Army la oportunidad de marcar en sus guantes la segunda muesca, la del prestigioso título WMC (Consejo Mundial de Muay thai), este fin de semana opta al título ISKA frente a un adversario de armas tomar, un japonés llamado Kunitaka Fujiwara y conocido en el mundillo deportivo por el apodo de El Samurai.

Nuestro peso pluma aterrizó en España procedente de Tailandia el pasado sábado con el tiempo suficiente para adaptarse a los cambios de clima y horario antes de afrontar la importante pelea del día 15. Este viernes le toca el turno, dentro del ritual propio de algunos deportes de combate, al acto del pesaje. Singular resulta el escenario elegido por la organización para el mismo, ya que se llevará a cabo en el Castillo de los Templarios. Cumplimentado ese requisito previo, ya solo faltará el supercombate contra Fujiwara. Si todo marcha según las previsiones, sobre las 23:30 horas de la noche del sábado se sabrá si Carlos Coello regresa a la cumbre mundialista o es el rival nipón quien se lleva el gato al agua en la que será su tercera defensa del entorchado que ostenta.

El gaditano, a punto de partir de Madrid hacia Ponferrada, comentaba que "la preparación ha sido muy dura y llego con mucha ilusión a pesar de que soy consciente de que me aguarda un combate muy difícil porque mi adversario es toda una leyenda del muay thai. Estoy disfrutando mucho por la posibilidad de pelear nuevamente por un título mundial y lo hago menos obsesionado con el resultado deportivo que las veces anteriores. Lo he dado todo en la fase de preparación y me hallo al 100% tanto de confianza como en los aspectos físico y mental. Estoy acostumbrado a medirme en Tailandia a rivales fuertes y expertos como este".

Insiste en que "noto menos presión que en las otras peleas por títulos mundiales, debido a que otras circunstancias diferentes y especiales rodeaban a esos enfrentamientos. Yo mismo me he liberado de ese estrés, lo que no quiere decir que no vea posibilidades reales de vencer. Estoy en casa, tengo experiencia y ya he peleado con gente tan fuerte como él o más. Vamos, que en porcentaje creo que las opciones de triunfo están 60-40 a mi favor".

De nuevo con Diego Vázquez como promotor, se ha montado una interesante velada mixta de boxeo y muay thai en la que de este último también se celebra un título nacional de profesionales. Con las entradas de primera y segunda fila ya agotadas, se espera una gran entrada. Entre el público vibrará un grupo de gaditanos que viajará en varios coches particulares y otro de la peña cadista Per Sempre Cádiz de la provincia de Barcelona, cuyos integrantes son unos seguidores incondicionales de un Carlos Coello con el que comparten la pasión, archidemostrada ya sea encima de un ring o en las gradas de un campo de fútbol, por el color amarillo del Cádiz CF.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios