Carlos Coello | Bicampeón del mundo de muay thai "Pelear en Cádiz por otro título mundial será algo muy especial"

  • Al gaditano le aguarda la opción de acumular pronto una tercera corona, el 23 de febrero en su ciudad natal.

Carlos Coello grita en plena euforia nada más conquistar un título mundial en diciembre. Carlos Coello grita en plena euforia nada más conquistar un título mundial en diciembre.

Carlos Coello grita en plena euforia nada más conquistar un título mundial en diciembre.

Borremos el quizá. Ya no cabe duda de ningún tipo. El gaditano Carlos Coello, recién convertido en bicampeón mundial profesional de muay thai, es el deportista más destacado de la provincia en los últimos tiempos.

–¿Qué recuerdo global le queda del recién acabado 2018?

–Al acabar 2017 dije que había sido un año muy duro pero con recompensa al final y este 2018 lo considero muy parecido. A mediados de año disputé el Mundial WMC pero lo perdí por culpa de una lesión en la tibia que se me produjo semanas antes del combate. Incluso la madrugada anterior a este tuve que pasar varias horas en el hospital. Fue un palo gordo porque se trataba de un campeonato de prestigio para el que me había sacrificado muchísimo en los entrenamientos. Encima, luego vino un parón obligado para la recuperación. Regresé en Tailandia tres meses después tras otra preparación muy dura pero perdí una pelea muy equilibrada a los puntos, por decisión dividida, debido a dos cuentas de protección recibidas en el primer asalto.

–Pero hombre, no todo han sido desdichas.

–Habían sido dos derrotas seguidas, algo que no me ocurría desde hacía mucho tiempo. Además, llegaban tras varios triunfos consecutivos. Era un bache con mala dinámica, pero al final mi trabajo y el de los miembros de mi equipo dio fruto. Llegamos a la cita de hace solo unas semanas en Ponferrada con mucho respeto por la entidad y el palmarés del rival pero a su vez con muchas ganas de sacarnos la espina del mal año. Soy una persona que no se cansa a la hora de intentar revertir situaciones negativas.

–Aunque todavía se halla fresco en la memoria de los aficionados lo ocurrido ese día, no está de más que se recree en la forma de conseguir el sonado éxito.

–Antes de pelear por ese título mundial ISKA me había atrevido a lanzar un pronóstico de 60-40% a mi favor. La estrategia preparada para este combate estaba pensada para que ocurriera lo que efectivamente pasó. Consistía en llegar a la distancia de codos para aplicar un golpe definitivo, pero pasó quizá antes de lo previsto. Fue algo así como si en fútbol marcas un gol muy pronto y acabas venciendo por 1-0.

–¿Ha sido el mejor golpe de su carrera el que dejó a Kunitaka Fujiwara imposibilitado de continuar sobre el cuadrilátero?

–No lo considero el mejor golpe de mi vida. Llevo 22 victorias por KO y de ellas 16 ó 17 gracias al golpe de codo, que es mi especialidad. Algunas de esas veces dejé a mis contrincantes fuera de combate, pero en esta ocasión no fue así sino que hubo decisión médica al no poder cortar la hemorragia a mi adversario y tener que aplicarle 10 puntos de sutura.

–El triunfo obtenido en Ponferrada no fue moco de pavo, su importancia se antoja enorme para el presente y el futuro.

–Un año negativo pasó de pronto a ser un año fantástico gracias a un triunfo importantísimo ante un gran rival, lo que ha servido para quitarme el mal sabor de boca y liberarme psicológicamente para afrontar los próximos compromisos. Ya no me encuentro tan presionado aunque conservo la misma ambición de seguir cosechando títulos.

–Pues 2019 arranca de una forma tremenda, optando a sumar un tercer título mundial nada menos que ¡en Cádiz!

–En Cádiz peleé otras dos veces. En 2013 lo hice en la entonces llamada Sala Anfiteatro, ganando el título nacional profesional por KO en el primer asalto. Luego, en 2016 y en el mismo sitio, logré a los puntos el título internacional WBC. Ahora repetiré escenario aunque ya se llame Momart Theatre. Espero que el 23 de febrero no haya dos sin tres. Para mí, competir por un título mundial en Cádiz supone algo histórico, pero además en el plano sentimental resulta algo muy ilusionante por devolver a la afición gaditana tanto cariño y reconocimiento que me ha transmitido siempre desde que me dedico a este deporte. A nivel personal, el combate de mi primer título mundial fue el de más trascendencia por la promesa que había hecho a mi madre antes de su fallecimiento, pero esta pelea que me aguarda en mi ciudad dentro de menos de dos meses tiene algo muy especial pues resulta muy inusual que Cádiz sea sede de un campeonato del Mundo de cualquier deporte.

–¿Supondrá la defensa de alguna de las dos coronas mundiales que ostenta ahora mismo?

–Nos hallamos en negociaciones con diversas federaciones para decidir la versión de este título mundial del 23 de febrero. No se trata de una defensa de ninguno de los dos títulos que poseo en la actualidad, el de la WKN y el de la ISKA, porque mi intención es defender ambos fuera de España, donde las bolsas son superiores. Por ejemplo, en lo que respecta al título de la ISKA ya nos han hecho una oferta interesante para hacerlo en Japón.

–¿Puede desvelar las líneas maestras de su plan de preparación para la apasionante cita en su ciudad natal?

–El día 10 vuelvo a Tailandia, en concreto a la ciudad de Rayong, donde vivo gran parte del año. Allí estaré preparándome en el gimnasio 7MuayThai hasta la semana previa al combate. Llevaré a cabo siete horas diarias de entrenamiento de lunes a sábado, divididas en dos sesiones. Por la mañana tocará carrera más un trabajo liviano. Por la tarde tenemos programado un trabajo específico de muay thai, destinado a estrategia, resistencia y potenciamiento. Esta segunda sesión diaria será más fuerte que la matinal. Regresaré a España una semana antes de la pelea para ajustar mi peso a los 57 kilos de tope del pluma.

–¿Qué detalles puede desvelar del cartel del 23-F?

–El nombre de la velada del 23 de febrero será Cádiz Fight Night y empezará a las 19:00 en el Momart Theatre. Habrá muchos combates en esa gala, entre ellos un torneo entre los cuatro mejores luchadores de España de menos de 60 kilos. También están previstas peleas por los títulos nacionales de los pesos welter y ligero entre los números 1 y 2 de nuestro país en cada uno de elllos. Yohana Alonso, la española más mediática en estos momentos dentro de este deporte y agente de la Guardia Civil, realizará su debut como profesional. El cartel se completará con otra pelea profesional y tres de amateurs con protagonismo de gaditanos.

–De bien nacido es ser agradecido a aquellos que facilitarán la celebración de tal gala.

–Doy las gracias al Ayuntamiento de Cádiz, por su ayuda por medio del IMD, y al Cádiz Club de Fútbol, además del Chiringuito El Potito, patrocinador principal, y varias empresas colaboradoras, como Asisa, Reparaciones Henry, El Viajero del Merkao y La Parrilla de Matilde.

–Mande un mensaje a quienes piensan que el muay thai es un deporte propio de gente violenta.

–Fuera del ring soy una persona muy tranquila, a la que no le gustan los enfrentamientos con nadie. Este deporte nos infunde autocontrol, respeto y compañerismo. Cuando hace unas semanas vencí a Kunitaka Fujiwara gracias a aquel codazo, me arrodillé y estuve pendiente de su estado en todo momento porque somos oponentes pero no enemigos. Mi rival japonés incluso agradeció en las redes sociales mi comportamiento con él tras proclamarme vencedor, algo que también dice mucho en su favor.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios