Fútbol | Primera Andaluza

Auténtico director de orquesta

  • Javi Estudillo, jugador del Chiclana Industrial, se ha convertido en uno de los mejores mediocentros del grupo

Javi Estudillo golpea el balón durante un partido de esta temporada. Javi Estudillo golpea el balón durante un partido de esta temporada.

Javi Estudillo golpea el balón durante un partido de esta temporada. / Sonia Ramos

Javi Estudillo encarna el concepto de la evolución correcta dentro del fútbol. Sin prisa pero sin pausa, el mediocentro del Chiclana Industrial se ha convertido este año en uno de los mejores del grupo. Lleva cuatro temporadas en el club y casi siempre ha estado a la sombra de algún nombre destacado, pero dando destellos que este año se han transformado en una estela constante. A sus 22 años Estudillo se ha convertido en el director de orquesta del conjunto rojinegro. Coordina con elegancia las distribuciones y los centros, creando una melodía indiscutiblemente sublime. La calidad y precisión de sus movimientos lo consagran como tal; el cuerpo técnico lo confirma y todo aquel que se cruza en su camino tiene que asumir que él manda.

El joven no puede concretar cuál es la razón de este cambio, pero reconoce que “esta temporada estoy mejor que otras. Siempre acababa lesionándome en mi mejor momento, así que espero que se mantenga esta racha durante mucho tiempo”. También hay que tener en cuenta que el Industrial lleva varios años trabajando con un concepto muy claro de fútbol, trazando los mimbres necesarios para que por fin empiecen a llegar los resultados acordes al juego que viene practicando. Y sobre todo, que se mantenga la regularidad. “No recuerdo ningún partido de esta campaña en el que nos hayan podido avasallar, sino todo lo contrario: en todos los choques hemos tenido más opciones de ganar que de perder”, destaca Javi.

"No mercaba desde mi etapa de juvenil y esta temporada ya llevo cinco goles”

Pero el crack también sabe que hay muchos aspectos que hay que seguir trabajando. Un ejemplo claro de ello se vio el pasado domingo, cuando los rojinegros se confiaron demasiado para acabar pidiendo la hora. “Cualquiera que viese el partido sabe que si no nos fuimos 0-4 al descanso fue gracias al portero, que tuvo su mejor día. Pero lo vimos tan fácil que salimos demasiado relajados en la segunda parte. El vernos tan superiores nos hizo pensar que ya estaba todo hecho y, aunque tratamos de corregir los errores no lo conseguimos. Nos pasamos sufriendo hasta el pitido final, incluso teniendo ocasiones para sentenciar”.

A pesar de todo se fueron contentos por los tres puntos, aunque el centrocampista recuerda que “tenemos que encadenar las victorias para poder escalar posiciones en la tabla y no hundirnos. Si muchas veces no ganamos es más por fallos nuestros que por acierto del rival”. Estudillo ha aprendido la lección y asegura que “seguiremos trabajando para no volver a pecar de vanidad”.

Este año el gol está muy repartido dentro del equipo: el dibujante de aciertos está empatado en la primera posición con Alberto Chust, con cuatro dianas cada uno. Además, han vuelto a marcar jugadores que llevaban tiempo en el dique seco, y todas estas circunstancias le motivan ante cada partido. “Yo no metía un gol desde juveniles, que no te creas que es broma (ríe), ¡y ya llevo cinco! Estoy que no me lo creo y espero que caigan muchos más”.

Su reinado sobre el centro del campo (ha jugado todos los partidos) es indiscutible y Javi está en racha. “Estoy contento porque estoy jugando mucho, tengo más confianza en mí mismo que el año pasado, pues casi siempre me asaltaban las dudas. Este año no lo pienso y salgo al césped sabiendo que voy a hacerlo bien”, afirma. Esa seguridad se la ha transmitido Buyo desde el principio, pues el entrenador tiene claro que “Javi es uno de los mejores jugadores de la categoría. Está haciendo una temporada fantástica, respaldado por Rafa Caro y David Montero, no puede tener mejores columnas”.

Tímido, poco hablador, tranquilo, lo primero que todo el mundo percibe cuando habla con este diamante en proceso de pulido. Solo tiene 22 años, aunque aparenta algunos menos, y ya no está a la sombra de talentos como Josemi Caballero, “que, quieras o no, te da respeto (ríe). Cuando falta David Montero claro que siento que tengo más responsabilidad, pero de momento creo que lo estoy haciendo bien. Además, no es lo mismo corregir o indicar algo a Jony (que tiene tres años menos que él) que decírselo a Javi López; los galones del capitán imponen mucho” (acaba con una gran carcajada).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios