Entrevista al presidente del Cádiz CF Vizcaíno: "Espero que 2021 sea el año de la estabilidad en todos los sentidos"

  • El presidente anuncia un presupuesto superior a los 50 millones y habla de la expansión internacional del club

Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF. Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF.

Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF. / Lourdes de Vicente

El presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, hace balance de 2020 en una entrevista a Diario de Cádiz, cuenta el objetivo prioritario del club y espera un año 2021 cargado de novedades.

–¿Cuándo podrá volver la afición al estadio Carranza?

–Somos referentes para la sociedad y vamos de la mano de las autoridades sanitarias. No hay que precipitarse. Es necesaria la vuelta, pero no podemos dar la espalda a la situación general que se está viviendo. Si se confirma mejoría, cuando antes vuelva la gente, mejor. Pero si los números dicen que seguimos en peligro, no podemos hacer algo de lo que nos podamos arrepentir. Una precipitación no sería bueno para nadie.

–Pero ya ha y espectadores en otros espectáculos y eventos deportivos…

–Si estuviese asegurado que la vuelta a los estadios del fútbol profesional, a la gran masa de audiencia, no pone en peligro que se acreciente el número de problemas, la decisión estaría tomada. LaLiga está trabajando y el Cádiz se dejará llevar y pondrá todo el sentido común.Veo mano firme en las autoridades (CSD) para no dejarse presionar y me parece bien. Nunca pondría una vida en juego por algo que está asumido, aunque las expectativas son buenas con la vacuna. No es bueno precipitarnos.

–¿La sociedad entre Pina, Vizcaíno y Rafael Fernández podría volver a entenderse o es un duelo en el que sólo puede quedar uno?

–Pina forma parte del pasado. Nunca más estaré en ningún proyecto con Pina. Lo demás es decisión de cada uno. Estoy al frente de una sociedad que sobrevive a mil ataques, algunos desproporcionados e injustos, con prácticas complicadas de entender para la gente normal. He intentado que nada afecte al Cádiz hasta el punto de que club tenía un informe para su cierre hace algunos años es hoy en día es un ejemplo para muchos, ahí está el trabajo. Con todo lo que hemos hecho con insidias, sólo hay que imaginar lo que se haría si el club tuviese tranquilidad.

–¿Locos por el Balón va camino de la disolución?

–Nació para dar estabilidad al club, esa ha sido, es y será su función y creo que la va a cumplir. Sigo trabajando, son seis años en los que no recuerdo ninguno de esos meses de esos seis años en los que no me hayan dicho que el mes que viene va a pasar algo, y lo único que ha pasado en este tiempo es que el Cádiz es más grande. Y la idea es hacerlo aún más grande. No podemos parar.

–¿Llega a cansar el largo recorrido que está teniendo el conflicto?

–Son todos los ataques, no sólo es Pina, es el entorno en general. Hay una sociedad con una libra esterlina de capital social que lleva escritos por todos los juzgados en contra mía. Ese entorno dañino de Segunda División B, casi de Tercera, es el que ha hecho más daño al Cádiz en los últimos 30 años. ¿Cómo puede haber estado el club casi 25 años en Segunda B de los últimos 30? Lo único que hago es trabajar por el Cádiz. Vine a ganar dinero y cada día gano más, pero en proporción al trabajo realizado.

–¿Cuál es el siguiente paso del Cádiz?

–Tenemos un proyecto inigualable en el fútbol español. Estamos al diez por ciento de lo que podemos hacer. No tengo ninguna duda de que lo mejor está por llegar. El estadio se queda pequeño y estamos pensando ya en la internacionalización del club. El Cádiz es el tercer equipo de muchos españoles, lo somos ya y ese patrimonio lo tenemos que cuidar al máximo.

El camino que ha tomado el club, su velocidad de crucero, es imparable. Ha cogido una velocidad imparable. La base que se está creando los que mal quieren al Cádiz no van a poder con ella.El Cádiz es lo suficientemente grande. Somos un club de Cádiz para Cádiz, la provincia, pero también para el resto del mundo. Tengo muy claro que no podemos ni debemos poner ningún tapón al crecimiento de un club como el Cádiz.

–¿Cuál es su balance de 2020?

–Estoy con la sensación de que se ha conseguido el sueño que todos queríamos, pero a la vez estamos tristes porque, aunque hemos cumplido objetivo, ahora mismo no tenemos a nuestra afición en el sitio que queremos que esté. Estamos en una industria fuerte y hemos tenido que adaptarnos a una situación muy difícil. Los partidos son tristes, como se si jugasen en la play.

–¿Llegó el ascenso a Primera en el momento más oportuno?

–El club es uno de los más saneados de LaLiga a día de hoy. Terminamos en pérdidas por la prima de ascenso la pasada temporada. Y con ese resultado tenemos un ratio de solvencia de los mejores de LaLiga. Nos denominamos un club vendedor de jugadores, tenemos que seguir vendiendo para crecer, pero si esta temporada no vendemos seguiremos siendo de los más saneados pase lo que pase. Están contemplados todos los escenarios. Los jugadores están premiados por llegar a Primera y tenemos un cortafuegos en el caso de volver a Segunda División.

–¿Hay plantilla suficiente para la permanencia?

–Somos un todo. Todas las plantillas son mejorables. No cambio ninguno de los míos por nadie y los cambios que haya serán por consenso entre el club, la dirección deportiva, el cuerpo técnico y el propio jugador porque somos una familia. De los que menos juegan lo normal es que alguno pida salir.

–¿Eso significa que el club va a reforzar la plantilla en invierno?

–Puede haber movimientos en el mercado de invierno. Tiene que salir alguno para que venga otro por motivo de plazas y por razones económicas. Los ajustes como consecuencia del Covid siguen produciéndose. A todos los clubes de Primera nos han vuelto a recortar los límites porque LaLiga nos ajusta por un acertado criterio de prudencia. En algunos clubes grandes hay una sangría gorda.

–¿Sería un fracaso no conseguir la salvación?

–No lo sería dadas las circunstancias en las que estamos. Hay un trabajo del club, la dirección deportiva, el cuerpo técnico y los jugadores que indica que hay opciones de permanecer en la categoría.

–¿Qué va a pasar con Sergio González, que se entrena pero no tiene ficha?

–Hay cierto tipo de entornos en el fútbol que cada vez quedan menos. Se exige profesionalidad a todos, también a los agentes hay que exigírsela como a los periodistas. Hay entornos que buscan la especulación, no ven el negocio a medio y largo plazo y en algún caso equivocan a los jóvenes. Sergio es uno de los nuestros y si al final todo va bien todo estará en su sitio. Defendemos los intereses del club y ojalá haya una solución. El chico es el menos culpable de todos.

–El contrato de Óscar Arias acaba al final de la presente temporada. ¿Renovará al director deportivo?

–Termina contrato, pero el asunto no es objeto de debate hasta final de temporada.

–El CF Intercity se va a convertir en el primer club español en salir a Bolsa. ¿Es algo que puede a llegar a contemplar el Cádiz?

–Nos lo podríamos plantear, aunque para eso hay quedar pasos, es necesario que se den esos pasos y que haya estabilidad para ello. Si se hacen bien las cosas es una oportunidad de crecimiento y financiación, no lo descarto.

–¿Cuál será el presupuesto del club para la temporada 2020/21 en Primera División?

–Girará en una cantidad que oscila entre 50 y 55 millones de euros en ingresos, lo que supone un salto importante, pero también hay más gastos. Hemos invertido mucho en jugadores por fichajes, Ciudad Deportiva e instalaciones en general. Estamos en un momento de consolidación deportiva, el plan estratégico no hay ninguna duda de que es la salvación y en el apartado no deportivo el objetivo es crear una estructura sólida al nivel del club. Estamos construyendo la base de lo deportivo y una estructura que permita mirar hacia delante.

–¿En cuánto queda cifrada la merma de ingresos a causa de la pandemia?

–Entre seis y siete millones de euros se deja de ingresar por la pandemia como mínimo. Se ven afectados taquilla patrocinio, publicidad… Pero somos unos privilegiados aunque es una sangría. Hay clubes importantes con problemas financieros graves.

–El día 26 hay una junta de accionistas que incluye una nueva ampliación de capital por tres millones de euros. ¿Por qué otro aumento?

–Se trata de que los socios aporten para que el crecimiento del club no se coma el potencial deportivo. Los socios aportamos para que lo previsto en un plazo medio de inversión en infraestructuras salga de los accionistas y el club no merme su potencial deportivo.

–Sinergy ha pedido vía judicial la suspensión de la junta. ¿Qué pasaría si no se puede llevar a cabo?

–Está previsto que se cumpla, las razones para que una junta de accionistas quede suspendida tienen que ser muy poderosas. Veo muy difícil que el club vuelva a ser de Segunda B y casi Tercera. Nada tiene que ver 2020 con 2014.

–¿Teme que haya mucha polémica en la junta de accionistas?

–Las juntas son numeritos para muchos. Para mí es algo serio, para otros es un teatro, casi un teatro de antiguo de feria y buscan su día de gloria. Siempre hay que estar preparado para las insidias. Asumiremos lo que entendamos que hay que asumir en la junta general.

–¿La retribución de los miembros del consejo de administración es algo necesario?

–Forma parte de la profesionalización del club. Hay que estar al día y que el club esté cubierto de eventualidad para ese crecimiento.

–¿Cómo va el proyecto de ampliación de El Rosal?

–Se siguen dando pasos, hay cuestiones técnicas y también reuniones técnicas. La idea es poder empezar las obras en 2021 y esperamos que se cumpla. Partimos de la base de una instalaciones dignísimas y de un equipo de Primera División. Cuando llegamos hace algunos años estaba todo abandonado. Se ha ido saneando y pensamos que se queda pequeña la Ciudad Deportiva, por lo que vamos a crecer.

–¿Cuál es el objetivo del Cádiz B esta temporada?

–En club el tema de la cantera preocupa mucho. Se crea la cantera por el vínculo con la tierra y por la formación de jugadores. El objetivo es entrar en Liga-pro y que llegue lo que tenga que venir. Lo mínimo es no descender de nivel. Subir a la Liga pro es complicado y significa mantenernos en la tercera categoría del fútbol nacional. Hay muchos equipazos en un grupo que es difícil, pero ahí estamos.

–¿Está enfadado con la sanción de cuatro partidos impuesta a Álvaro Cervera?

–Estoy muy enfadado con la sanción a Cervera porque es injusta y desproporcionada y lo vamos a demostrar. El entrenador no dudó de la honorabilidad de los árbitros. Esperemos que nos den la razón en la instancia a la que hemos acudido.

Parece que es más fácil sancionar al Cádiz que a un club grande. No cambiamos el discurso de que no se habla de los árbitros, que se equivocan menos que los futbolistas. Los árbitros no tienen que ver con la sanción, son víctimas del señor VAR. El nivel de los árbitros en España es de los mejores del mundo.

–¿Cómo aficionado como ve lo que pasó en San Mamés (dos expulsiones), el penalti a Perea contra el Granada…?

–Tengo que mirarlo con la frialdad del presidente, y sólo puedo decir lo del VAR el día de Perea. Posiblemente haya más errores. Si lo miro como aficionado podríamos tener seis o siete puntos más. El señor VAR tuvo un mal día.

–¿Cuáles son los retos del Cádiz en 2021?

–La consolidación en Primera. Mantenernos es el gran objetivo. No quiero ir más allá en lo deportivo, ya habrá tiempo. Como club me gustaría depender cada vez menos del balón para consolidar el proyecto. Espero que haya grandes novedades en 2021, espero que sea el año de la estabilidad en todos los sentidos.

–¿Qué le parece la lona con la imagen de Joan Laporta colgada en la fachada de un edificio de Madrid cerca del Bernabéu?

–Me parece una genialidad. Hasta que se demuestre lo contrario, Laporta fue el presidente que eligió a Guardiola de Tercera División, en lo deportivo es el presidente con más éxitos en la historia del fútbol. La lona es una genialidad dirigida a su público. Me precio de ser amigo de Laporta y es una genialidad.

–Cuándo deje de ser presidente del Cádiz, ¿cómo le gustaría ser recordado? ¿Tiene la ambición de ser el mejor presidente de la historia del club?

–El mejor presidente que ha tenido el Cádiz es Irigoyen. No puedo pretender desbancarle, sería una osadía y una banalidad por mi parte. Yo lo que tengo claro es que tenemos que crecer todos los años y ser un club respetado. Cuando ya no esté aquí me gustaría que me recuerden como como alguien que se ha dejado la vida por el club, con eso me valdría. Irigoyen no ha tenido el reconocimiento que merece por donde puso el Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios