Cádiz CF

Vizcaíno: "Seguro que habrá opciones de mejorar el equipo"

  • El presidente afronta con "ilusión y responsabilidad" el inicio de la temporada en Primera, aunque la lentitud general del mercado ralentiza las posibles salidas y entradas

Manuel Vizcaíno, en el estadio Carranza. Manuel Vizcaíno, en el estadio Carranza.

Manuel Vizcaíno, en el estadio Carranza. / Jesús Marín

Llega la hora de reestreno del Cádiz CF en Primera División con el objetivo de la permanencia que dé paso a la consolidación del club en la máxima. Así lo reconoce el presidente, Manuel Vizcaíno, en el arranque de la temporada.

—¿Cómo afronta el presidente del Cádiz el comienzo de la temporada en Primera División?

—Ilusionado porque se ha trabajado muchísimo por parte de todos: afición, entorno, ciudad, directiva, dirección deportiva, cuerpo técnico, entrenador, jugadores, empleados.... Estar ahí nos hace tener una responsabilidad e ilusión que me hace sonreír y fruncir el ceño a la vez porque es algo bonito, pero hay que luchar de manera constante por estar mucho tiempo en el lugar que queríamos estar.

—La cuestión ahora es quedarse en Primera. ¿Está preparado el club para ese reto?

—Tenemos todos los componentes para intentar que esto no sea flor de un día. Somos un club centenario con muchas posibilidades que nunca las ha terminado de agarrar, con una gran afición y una ciudad y una provincia detrás. La Liga crece cada año, junto con la Premier es la mejor del mundo y nosotros pertenecemos a ella. Tenemos que demostrar que sabemos lo que hacemos. Ahora se trata mantenernos y consolidarnos en Primera.

—¿Entiende que pueda haber inquietud en la afición ante los pocos fichajes que han llegado hasta la fecha?

—Me gustaría tener la mejor plantilla posible, pero el mercado es el que es, estamos en una situación no conocida. Si comparamos con el resto de equipos, somos los que más incorporaciones hemos hecho. Hay equipos que han hecho una o ninguna. La situación es difícil para todos. Tenemos jugadores que de momento no hemos sacado porque nadie les hace una oferta. Queremos buscar soluciones pero no es fácil.

En Segunda, por ejemplo, salvo el Almería y el Leganés, apenas hay movimientos. No tenemos el equipo que quisiéramos, pero todavía queda mucho tiempo mercado. Seguro que habrá opciones de mejorar. Hay que estar tranquilos, seguir trabajando y ser conscientes de que no podemos hacer locuras.

Entiendo lo que pueda opinar la gente, yo pensaría lo mismo en su situación. Lo que se está haciendo se lleva a cabo con toda la responsabilidad que conlleva el cumplimiento de un presupuesto y un número de jugadores. Los futbolistas no son mercancía y tienen sus derechos. Haremos el mejor equipo que podamos.

—¿Cuantos fichajes más van a llegar?

—Vamos a intentarlo. Se está trabajando en ello y lo lógico es que haya más fichajes. Pero tiene que haber muchas salidas para que haya entradas. Lo normal es que haya salidas y que haya opciones de entradas y que el mercado se mueva, aunque si sigue con esa inacción es difícil que los equipos hagan incorporaciones.

—¿Las salidas son el gran el problema?

—No hay ningún movimiento en ningún ámbito, no hay cambios en las plantillas o hay muy pocos. Es el año con menos menos movimientos del siglo XXI. Es un círculo vicioso. Hasta los grandes están parados, y son los que en realidad mueven el mercado.

Las ventas son un dominó y ese efecto no ha salta de momento. No hay dinero porque el Covid ha destrozado los presupuestos en Primera y Segunda. Los equipos con estadios grandes sufren un bocado en sus presupuestos. Si los compradores no compran se acaba parando. En un mercado normal hubiésemos tenido más posibilidades de crecimiento.

—Hay algún caso especial como el de Jurado, que parece que no entra en los planes. ¿Qué solución hay para él?

—Tiene mala solución. Lo he defendido siempre, pero él tenía que haber dado un paso para entender la filosofía del equipo. Somos un equipo sin estrellas, todos siguen una línea. El entrenador, con sus virtudes y defectos, ha sido capaz de armar un equipo reconocible. Jurado quizás no ha querido o no ha sabido saberlo y se ha ido apartando. La situación se antoja complicada, lo normal sería su salida.

—La última vez que el Cádiz ascendió a Primera, hace 15 años, sólo duró una temporada en la máxima categoría. ¿Es una lección qué sirve de referencia para evitar que vuelva a suceder?

—La historia es importante porque sirve para aprender. Esa referencia es un ejemplo de lo difícil que es mantenerse, no sólo por el Cádiz de entonces, sino por muchos equipos a los que les ha sucedido lo mismo. Nosotros estamos trabajando, viendo las posibilidades del mercado, y tenemos claro que no debemos perder nuestra identidad. Tenemos que evolucionar, quizás no jugar como lo hacíamos en Segunda, pero en cuanto a esfuerzo y pelea eso no cambia nada. Sigue vigente el lema la lucha no se negocia, de eso no podemos tener la más mínima duda.

—¿En qué está notando el Cádiz que es un club de Primera División?

—De momento lo estamos notando sólo en que hay más ingresos y gastos, y en que tenemos posibilidades de hacer inversiones. Debemos procurar invertir en lo deportivo para hacer equipo. Pero estar en Primera permite crecer en infraestructuras y conocimiento, en las posibilidades de marketing, en el crecimiento como entidad, que la gente del club se consolide como profesionales de Primera y sigamos todos aprendiendo.

—La diferencia entre Segunda y Primera debe ser abismal. ¿Cuál será el presupuesto de la temporada 2020/21?

—La pasada temporada era de 18 millones de euros. El de ahora está por cerrarse, pero girará en torno a una cifra cercana a los 50 millones. Es un incremento importante. Sin el Covid hubiéramos optado a un crecimiento mucho mayor. Y está el tema de los estadios sin público, un problema para los clubes. Para nosotros la merma de ingresos es menor por la guinda que supone los miles de abonos a coste cero para la afición que nos venía siguiendo, estamos orgullosos de haber tomado esa medida. En definitiva, tenemos números importantes, pero la mayoría del presupuesto va para los jugadores.

—¿Cuál será el límite salarial para los jugadores?

—Ahora está en alrededor de 36 millones, aunque todavía hay que ajustarlo. El límite lo recoge todo, incluida la Seguridad Social. Seguramente subirá, es un ajuste diario.

—Eso de jugar sin público…

—Estamos en plena crisis global, pero lo que es malo para muchos no es bueno para nadie. La crisis es mala para todos. Ahí estamos todos iguales. Lo importante es la afición, es sentir el campo como un campo de Primera, y ahora tenemos esa tara, nos va a faltar lo más bonito, que es la afición empujando al equipo desde la grada. Esperamos que los estadios vuelvan a tener vida. La gente se merece que vuelvan los sonidos a Carranza.

—¿Será más débil el Cádiz sin su afición?

—Todos los equipos suelen ser más fuertes en casa que fuera. No me quiero comparar con otros, pero con un Carranza lleno de gente hubiese sido un sitio mucho más complicado para los rivales. En los partidos que se jugaron tras el confinamiento, los equipos de Segunda con estadios grandes sufrieron más. Nosotros lo sufrimos, pero la extensión de la plantilla palió la falta de público. Sabemos que esta temporada la Liga empieza sin público y eso no será una ventaja para nosotros, pero tampoco debe ser una excusa.

—Si ya hay espectáculos con público, ¿piensa que el fútbol podría ir contando con espectadores en los estadios con un aforo determinado?

—Los pasos que se den serán con todas la garantías sanitarias. El fútbol tiene mucha repercusión en la sociedad y se le mira mucho cuando hace algo. Javier Tebas dijo hace poco que en la segunda vuelta quizás pueda empezar a haber público. Ojalá sea así. Será cuando no haya peligro. Habrá que ver cómo evoluciona todo.

—¿Sería un fracaso para el Cádiz no conseguir la permanencia en Primera?

—Para mí sí lo sería. Lo sería para el presidente. Pero desde el comienzo y en todo momento hay que tener la ambición de pensar que hay que estar en Primera. Tendremos de los tres presupuestos más bajos, pero la pasada temporada estábamos en la zona media de presupuestos y subimos. No nos pongamos excusas y pensemos en positivo.

—¿Sigue manteniendo la máxima de vender para crecer? ¿Habrá algún traspaso importante?

—Sí lo mantengo. No sabemos qué pasará hasta el 5 de octubre. Pero la realidad es que, salvo excepciones, hay pocos equipos que estén haciendo inversiones. Si no hay movimiento por arriba tampoco lo hay por abajo. Los clubes están asumiendo que no hay ventas.

—¿Si Atlético de Madrid no se hubiese ofrecido a venir el Trofeo Carranza no se habría disputado este año?

—Hasta ahora siempre hemos inventado algo para que sea mejor de lo que había antes. Los trofeos son un producto devaluado. Sólo quedamos nosotros, que somos capaces de reinventarnos.

—¿Conservará el Trofeo el nombre de Carranza ahora que el estadio va a cambiar de denominación?

—El nombre pertenece al club, no entra dentro de la Ley de Memoria Histórica y por tanto se sale de la discusión. Nosotros nos guiaremos siempre por lo que decidan los cadistas en el concepto más amplio. El nombre de Trofeo Carranza no tiene porqué modificarse.

—¿Por qué no ha estado el Cádiz en la comisión para la elección del nuevo nombre del estadio?

—Porque somos una entidad de todos, no podemos decantarnos por ninguna opción. Hay que cumplir la Ley de Memoria Histórica en todos os casos y hau distintas inquietudes dentro del cadismo. No queremos tomar partido. Para el nombre hay soluciones alternativas para cumplir con la Ley que permitiría mantener el poso y la marca reconocida en el mundo entero, pero no somos nosotros los que tenemos que decir.

—¿Usted cómo llamaría al estadio?

—Estadio Carranza, pero es una opinión personal. Podría combinar el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y la sensación generalizada del cadismo.

—El club ha adquirido terrenos para la ampliación de El Rosal. ¿Qué proyecto hay y cuándo comenzarán las obras?

—Primero hay que ordenar porque el terreno adquirido pertenece a un grupo de parcelas que necesitan un plan común que requiere un consenso de la mayoría de las partes. Cuando se hagan todos los trámites se iniciarán las obras. En los terrenos nuevos queremos hacer dos campos de fútbol más. Pero en el suelo que ya tenemos haremos otro campo más y también queremos hacer una residencia y nuevos vestuarios. Todo irá en función de la evolución presupuestaria.

—¿Cometió un error el club al no poder inscribir en el Registro Mercantil la segunda ampliación de capital?

—Hay veces que las cosas no salen como uno quiere, pero más allá de un error formal, no hay error de fondo. Hemos presentado recurso. Al final es un tema formal y está en vías de solución por varios caminos. Es algo anecdótico porque no altera nada.

—¿Mantiene la intención de acometer una nueva ampliación de capital?

—Seguimos trabajando con esa idea. Puede haber noticia antes de lo esperado. La crisis lo paró todo. Si se hace no será por capricho, sino por la necesidad de realizar inversiones. Se trata de que la ambición por crecer no merme deportivamente al club. Hay que apostar por lo deportivo, y en lo no deportivo si hay que hacer inversiones, mejor con recursos propios.

—El Cádiz cumple 110 años. ¿En qué momento ve al club?

—Esperemos estar ahora en el principio de la consolidación del Cádiz en Primera y que sea una historia jamas contada en la larga trayectoria del club.

—¿Qué opina de la posible inhabilitación de Tebas?

—Me parece una barbaridad que se pueda pensar en esa posibilidad. Le conozco desde hace casi 20 años y el crecimiento de la Liga con él ha sido imparable. Los clubes pagaron 700 millones a Hacienda, el fútbol genera cerca del 2 por ciento del PIB, casi 200.000 personas trabajan en el fútbol, hay una Liga reconocible en Primera y Segunda... que el fútbol español un gran espectáculo se debe a su trabajo encomiable. Esperemos que Tebas esté muchos años más. Ha cumplido de manera escrupulosa con el comportamiento a la altura del cargo que tiene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios