Contenido patrocinado

Zona Franca de Cádiz, enclave privilegiado y foco de actividad económica

  • El Consorcio celebra en 2019 su 90 aniversario mirando hacia el futuro desde la experiencia

Vista aérea de la Zona Franca de Cádiz. Vista aérea de la Zona Franca de Cádiz.

Vista aérea de la Zona Franca de Cádiz.

La Zona Franca de Cádiz está a punto de cumplir su 90 Aniversario. El 11 de junio de 1929, el rey Alfonso XIII firmó el real decreto por el que se creaban las zonas francas de Cádiz y Barcelona, los dos primeros recintos fiscales de los siete que existen actualmente en España. A lo largo del siglo XX y XXI fueron naciendo Vigo (1947), Gran Canaria (1998), Tenerife (2006), Sevilla (2013) y Santander (2016).

La Zona Franca es inherente a la ciudad de Cádiz y tanto es así que da nombre a una zona de la capital. Una parte importante de la población gaditana se gestó durante las obras de relleno de lo que hoy es el recinto fiscal, que se desarrollaron en los años 40 y 50 del siglo pasado y que atrajo a trabajadores de toda la provincia.

Es también heredera y símbolo a la vez de la tradición comercial de la ciudad, que en el XVIII tuvo su siglo de oro gracias al auge comercial que la transformó en una de las mayores de España (sólo superada por Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla) y posiblemente en la más rica.

Imagen aérea. Imagen aérea.

Imagen aérea.

Esto daría paso, sin embargo, a una profunda situación de crisis a partir de los años veinte del siglo XIX. Fue para paliar esta complicada situación, por lo que el rey Fernando VII otorga a Cádiz el puerto franco el 21 de febrero de 1829, antecedente claro de lo que un siglo después sería la Zona Franca.

Desde sus inicios, la experiencia de Cádiz como foco comercial y la situación estratégica del recinto fiscal gaditano ha supuesto un valor añadido a las ventajas aduaneras y fiscales propias de cualquier zona franca. No hay que olvidar que Cádiz siempre ha funcionado como puerta de entrada y salida de mercancías en las rutas europeas, americanas y africanas, sirviendo de importante nudo logístico con los tres continentes.

Son las ventajas aduaneras y fiscales herramientas fundamentales en el trabajo de Zona Franca como generador de actividad económica. Estas suponen un importante ahorro para los operadores instalados en el recinto fiscal y las más beneficiadas son aquellas empresas que necesitan exportar o importar mercancías o que se dedican al comercio internacional.

Y es que zona franca es un área situada dentro de un territorio aduanero comunitario, en el que la entrada de la mercancía va a conllevar, con carácter general, la suspensión temporal del pago de derechos e impuestos, mientras que dichas mercancías cumplan las condiciones impuestas por la legislación aduanera y hasta que se produzca la salida de las mismas. Supone un tratamiento obteniéndose un resultado muy favorable desde el punto de vista financiero.

Un recinto fiscal más grande

La Bahía de Cádiz puede preciarse de contar con un foco empresarial e industrial de primer nivel para la captación de inversiones, aportando nuevos espacios productivos con ventajas aduaneras y fiscales para favorecer la implantación de nuevas empresas.

Hoy en día, el recinto fiscal de Cádiz cuenta con 480.000 m2 y más de 150 empresas, 2.000 empleos directos y 3.000 indirectos, lo que incide de forma importante en el desarrollo de la actividad económica de toda su área de influencia, tal y como recogen los estatutos del Consorcio gaditano.

Además del recinto fiscal de la capital, embrión y centro neurálgico de la Zona Franca, el Gobierno de España está tramitando un recinto fiscal de 130.000 m2 en El Fresno, en Los Barrios y cuenta con equipamientos (centros de negocio, naves, viveros de empresa y suelo industrial) en toda la provincia, constituyéndose como el más importante motor de desarrollo de su entorno.