Rechazo ciudadano

Protesta contra la Junta en Cádiz: "Quieren mandar a nuestros hijos de los colegios públicos a los concertados"

Un momento de la protesta ante la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía.

Un momento de la protesta ante la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía. / Lourdes de Vicente

Más de un centenar de personas se ha manifestado esta mañana ante la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía en contra de la eliminación de líneas, es decir, de aulas y de profesores, en tres colegios públicos: El Tierno Galván, el Adolfo de Castro y el Carlos III. La protesta ha estado convocada por la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Flampa Gades). A ella han asistido madres y padres de alumnos, profesores y profesoras, activistas de la Marea Verde, miembros de sindicatos como Ustea y CCOO, concejales del PSOE y de Adelante Izquierda Gaditana y ex ediles de la misma coalición.

Como ya ha adelantado este periódico, el próximo curso tanto el CEIP Tierno Galván como el Carlos III dispondrán de una línea menos en Educación Infantil. En el Adolfo de Castro se eliminan todas las líneas educativas de 3 años a 3° de primaria y se crea un aula mixta con niños y niñas de 3 a 8 años. La Junta argumenta que es consecuencia de la bajada de la natalidad, pero las organizaciones convocantes denuncian que existe un agravio comparativo y una clara intención de favorecer a los colegios concertados, donde no se está aplicando el mismo criterio.

Jorge de la Corte, presidente de la Asociación de Familiares de Alumnos (AFA) Fondo Sur del CEIP Tierno Galván explica cómo están viviendo esta situación: "Nos quieren quitar una línea de las dos que tenemos [una línea son 25 alumnos] En ellas hay 23 niños, cuatro de ellos con necesidades especiales y es muy difícil que un profesor pueda desarrollar en condiciones adecuadas su labor. Son muchos niños para un sólo profesor. Queremos que nos mantengan las dos líneas que tenemos. Seguimos recibiendo solicitudes y creemos que habrá más en septiembre, porque siguen llegando niños y profesores de fuera. Esperamos que la Delegación de Educación dé marcha atrás".

"Al Carlos III también le han quitado una línea y al Adolfo de Castro le han mezclado lo niños de tres a ocho años y esto es inviable. Mientras tanto, los colegios concertados siguen con sus líneas, incluso con cuatro. Es el caso, por ejemplo, de Salesianas. Quieren mandar a nuestros hijos del colegio público al concertado. Y eso es lo que no queremos", denuncia Jorge de la Corte.

María Gallego, secretaria de la junta directiva del AMPA El Mentidero, del Carlos III, esboza el problema que también están sufriendo en su centro cuando creían que lo tenían todo solucionado: "En este momento tenemos 24 solicitudes, de manera que estamos dentro de la ratio legal, pero en todo el proceso de admisión teníamos reconocidas las dos líneas, dos aulas, con dos profesoras. Pero hay centros concertados, como el María Auxiliadora, que con 22 solicitudes tiene reconocidas las dos aulas".

"El martes que viene completamos 25 inscripciones y nuestro centro es de los que más alumnado incorpora a lo largo del año, no sé si por la cercanía de la Universidad y por traslados del funcionariado. Nos podríamos encontrar con un aula de tres años que necesita todo el proceso de transición, de adaptación, con niños y niñas que no tienen diagnóstico de atención temprana. Esa profesora, con 24, 25 y 26 niños y niñas no va a poder hacer una derivación adecuada. Estamos muy cabreados porque durante todo el proceso pensamos que íbamos a tener las dos aulas. Ya teníamos el profesorado, pero el 27 de junio nos comunicaron que nos lo quitaban y ahora están con un pie fuera y las familias, casi de vacaciones. Nos estamos movilizando in extremis. Se han celebrado todas las reuniones de la comisión de escolarización y admisión, pero no han servido para nada. Han sido un paripé".

"Lo fundamental que estamos reclamando es diálogo, porque se toman decisiones desde los despachos y al  personal que está directamente en las aulas y a sus representantes no se les escucha", lamenta Francisco Fernández, presidente de la Junta de Personal del Profesorado en la provincia de Cádiz. "Por lo menos vamos a sentarnos y a ver qué soluciones tenemos para este y otros tantos problemas. Lo que estamos pidiendo es justamente eso: vamos a discutir qué opciones tenemos antes de cerrar líneas de la pública en cualquier otro colegio", añade el portavoz de los docentes.

"Las aulas que siguen cayendo son fundamentalmente de la pública mientras que los centros privados se quedan un poco al margen de esta historia. Se basan en argumentos normativos, pero todo eso se puede modificar. Hay que sentarse y hablarlo, no plantearlo a primeros de julio, cuando ya todo el mundo está pensando en otra historia", concluye el representante sindical. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios