Obituario

Miguel García, el gran maestre de la orden de la manzanilla

  • Falleció en Cádiz a los 91 años tras toda una vida detrás de la barra de su taberna

Comentarios 1

Miguel García Gómez, gran maestre de la orden de la manzanilla de Sanlúcar, de las tertulias infinitas y las parejas de aceitunas, ha fallecido en Cádiz a los 91 años de edad. Buena parte de su vida la ha pasado detrás de la barra de la taberna La Manzanilla, a la que llegó en el año 1942 acompañando a su padre desde su Sanlúcar de Barrameda natal a la edad de 14 años. El padre de Miguel trabajaba para las Bodegas Barón, que era la propietaria del local. Al morir el padre de Miguel, la bodega se desprendió del establecimiento y Miguel lo adquirió. Corría el año 1955 y desde entonces pasó a llamarse Taberna La Manzanilla.

El lugar, icónico y donde se sirve, posiblemente, la mejor manzanilla de la ciudad, se convirtió en centro de peregrinaje para contertulios.

Hasta el pasado verano, Miguel, ya jubilado, acudía a diario a su negocio. Allí, en una mesa, plantaba lo que dio en llamar su confesionario, y por él pasaban buenos amigos de un hombre muy querido. Todavía no había día que Miguel no preguntara a su hijo Pepe, el único varón de la descendencia que tuvo con su mujer Elvira, y que ha continuado con el negocio familiar, quién había preguntado por él en su taberna.

Además de Pepe, Miguel y Elvira tuvieron a sus hijas María del Carmen, María de los Ángeles y Margarita. A las diez de la mañana de hoy se dará una misa en la capilla del convento de las Descalzas, en la calle Montañés, desde donde el féretro será trasladado hasta el Cementerio Mancomunado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios