Sentencia

El Constitucional declara nulo el despido de Marta Meléndez del ISE

  • El Tribunal considera que se vulneró su derecho fundamental a participar en política

  • La ex edil carga duramente contra su partido, el PSOE, "por intentar desprestigiarme públicamente"

Marta Meléndez, el día que salía a defender su posición tras el despido del ISE. Marta Meléndez, el día que salía a defender su posición tras el despido del ISE.

Marta Meléndez, el día que salía a defender su posición tras el despido del ISE. / Lourdes de Vicente

Comentarios 9

Marta Meléndez, que fue candidata a la Alcaldía por el PSOE en el año 2011, ha conseguido que el Tribunal Constitucional declare nulo "por vulneración de los derechos fundamentales" su despido del ISE (Infraestructuras y Servicios Educativos), organismo dependiente de la Junta de Andalucía, que tuvo lugar en el año 2014 cuando era concejal en el Ayuntamiento de Cádiz.

El Constitucional entiende que este ente vulneró su derecho fundamental a participar en la vida política, algo que viene reflejado en el artículo 23 de la Constitución Española. después de haber estado litigando durante más de cinco años, a Meléndez se le ha dado la razón y tendrá que ser readmitida en el puesto técnico que ocupaba en aquel momento.

El ISE ahora se denomina APAEF y en aquel entonces decidió computar los minutos que Marta Meléndez tuvo que ausentarse de su puesto de trabajo para cumplir con las obligaciones del cargo electo que ostentaba, de conformidad con la Ley de Bases del Régimen Local. 

En un comunicado, la ex concejal carga contra su propia formación política: "Me encontré en una situación incomprensible, mi partido que me otorgó su confianza para ocupar el primer puesto de la bancada socialista del Ayuntamiento de Cádiz, me ponía de patitas en la calle". Además, señala con nombres y apellidos porque "un dirigente socialista, director de la Consejería de Educación, firmaba el despido; otra dirigente socialista, Natalia Álvarez Dodero,-ex concejal socialista-, que ostentaba el cargo de gerente del ISE en Cádiz, me entregaba el acta de despido".

Marta Meléndez señala que se inició "una persecución política sin precedentes". Así, resalta que "algún dirigente local", sin nombrarlo, "organizó mi despido, en una muestra más de lo que es capaz de hacer, utilizando las instituciones para su particular venganza política". Marta Meléndez fue candidata a la Alcaldía en mayo de 2011 y portavoz socialista hasta octubre de 2012, fecha en la que renunció a esto último tras perder las elecciones a la secretaría local del partido frente a Fran González.

El Tribunal Constitucional deja muy claro en la sentencia que se vulneró su derecho a participar en la vida política pero ha ido más allá, al advertir que se ve en la obligación de pronunciarse por la trascendencia general que puede tener este despido para cualquier ciudadano que quiera formar parte de una lista electoral: "Ese ha sido el principal motivo por el que he litigado hasta el Tribunal Constitucional".ç

En este sentido sigue siendo muy crítica con su partido porque "mis 'compañeros' de partido me aplicaron la reforma laboral del PP y eran plenamente conscientes de que con ello abrían un precedente jurisprudencial muy peligroso para cualquier ciudadano, aun cuando el despido fuera calificado de improcedente, y todo para intentar desprestigiarme públicamente en el plano personal y profesional".

La que fuera candidata a la Alcaldía se muestra dolida porque "ningún miembro de la dirección local del PSOE salió en mi defensa aun cuando el motivo aducido por el ente público fueron mis ausencias justificadas por asistencias a los plenos del Ayuntamiento, a las comisiones informativas y a los consejos de administración de las empresas municipales de las que era consejera". En ese silencio señala especialmente a Fran González, actual portavoz socialista y con la que mantuvo una lucha por el liderazgo en el partido a nivel local.

Meléndez asevera que algunos tendrán que asumir responsabilidades políticas, "puesto que urdir un plan al más puro estilo siciliano, utilizar las instituciones con fines espurios, aplaudir que a una compañera de partido se le aplique la reforma laboral del PP y se le despida por cumplir con sus obligaciones como concejala, no debe salir gratis".

Por último, la socialista quiso agradecer el apoyo de sus amigos, familiares y de su abogado, Diego Bernal Caputto, "que en estos cinco años no han dejado de creer que la situación laboral a la que fui sometida era injusta".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios