Reconocimiento del Ateneo

Eduardo González Mazo: “Amo a Cádiz y cuando uno ama, no busca nada a cambio”

  • El Ateneo entrega al ex rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, el Drago de Oro en un acto en la Facultad de Medicina

Eduardo González Mazo, poco después de recibir el Drago de Oro, junto al presidente del Ateneo, José Almenara.

Eduardo González Mazo, poco después de recibir el Drago de Oro, junto al presidente del Ateneo, José Almenara. / Lourdes de Vicente

Recién nombrado Hijo Predilecto de la ciudad que lo vio nacer, el que puede haber sido el mejor rector para la ciudad de Cádiz, Eduardo González Mazo, empieza a recibir los frutos de su labor al frente de la Universidad de Cádiz, como el Drago de Oro que le ha entregado este viernes el Ateneo en la Facultad de Medicina, de manos de su presidente, José Almenara. Y eso que este universitario gaditano y a la vez gaditano universitario que lo definió su sucesor en el cargo, Francisco Piniella, a través de un mensaje leído por el vicerrector de Internacionalización, Rafael Jiménez Castañeda, dejó su impronta de humildad: “Amo a Cádiz y cuando uno ama, no busca nada a cambio”.

En este caso, en el discurso completó esta frase cuando ha señalado a los asistentes, en un acto en el que se cumplieron todas las medidas sanitarias, que “yo he buscado lo mejor para nuestra institución, que es lo mejor para nuestra tierra, sin esperar nada a cambio”.

La paradoja quiso que su último día como rector saliera del edificio central se quedara fijándose en la figura del Drago que está justo delante del Centro Reina Sofía sin saber que un árbol como ese le iba a llevar a recibir un reconocimiento que tienen personalidades como Adolfo Suárez, la reina Doña Sofía, Maite Pagazaurtundúa o una institución como la Universidad de Cádiz y Diario de Cádiz.

González Mazo ha hecho un repaso de la gestión realizada durante los ocho años pero también ha sido un canto de agradecimiento a todos los que le han acompañado en esa singladura y en la de toda su vida: “Personas que me han permitido echar raíces arraigadas a mi tierra, pegadas al suelo del que me he alimentado de un conjunto de apreciados nutrientes en forma de principios y valores. Personas que han conformado un tronco sólido y robusto, cargado de amor, de cariño, de amistad, de ilusiones, de retos, de trabajo, de esfuerzo, de realidad, de constancia. Personas que me enseñaron a respetar el trabajo y la dignidad de los demás, desde la humildad de una gran familia”.

Lanzó también un mensaje de optimismo y es que “nuestra universidad puede aspirar a lo que se proponga. Hay que trabajar duro para lograrlo, pero se puede lograr”.

Ignacio Moreno Aparicio, ex presidente del Ateneo, hizo una completa laudatio pero con un mensaje final en forma de indirecta y también de petición: “La ciudad necesita líderes con tu visión y amor por Cádiz. Somos muchos los que de corazón nos gustaría verte en altas responsabilidades de gestión donde nuestra amada ciudad recuperara su orgullo y el lugar que le corresponde en Andalucía y España”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios