Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

Andalucía

Sevilla muestra la vieja guardia del PSOE que apoya a Pedro Sánchez

Vídeo mitin Pedro Sánchez en Sevilla / José Ángel García

Arranca la campaña electoral esa noche, y Felipe González habla en El Hormiguero, de Antena 3. Los grupos de whatsapp de los militantes socialistas comienzan a arder. Hay indignación, el patriotismo de partido admite la disidencia pero no el bandazo. La entrevista no sólo es una enmienda a la totalidad a Pedro Sánchez, también a Zapatero, al que ningunea González, y casi a Salvador Illa. No le ha gustado el resultado de las elecciones catalanas, el PSC le ha devuelto la vida al Perro.

Eso fue el jueves y este sábado Sánchez mitinea en Sevilla, la patria chica de Felipe González y Alfonso Guerra, también la de José Rodríguez de la Borbolla, todos ellos en la oposición al secretario general, pero éste reúne a unas 1.500 personas que gritan "Pedro, Pedro, Pedro" al ritmo de Raffaella Carrá y que aplauden a rabiar a otros protagonistas de la fotografía de la tortilla: Luis Yáñez y Carmen Hermosín, la primera liberada que tuvo el partido después de la muerte de Franco para reclutar afiliados y abrir casas del pueblo por todo el país. Yáñez se levanta ante los aplausos, Carmeli se queda sentada.

La fotografía de la tortilla, nombre con el que ha pasado a la historia la imagen de Pablo Juliá que muestra a los jóvenes socialistas sevillanos que se harían con el poder en España muy poco después, es un icono del PSOE. Como Felipe González y Guerra, que también salen en la foto y que hoy se sitúan a la vanguardia del antisachismo, corriente transversal que va desde la extrema derecha a la izquierda, y en la que militan otros ilustres ex dirigentes como José Rodríguez de la Borbolla y Javier Lambán.

De los ex presidentes socialistas de la Junta, uno, Rafael Escuredo, apoya a Sánchez; otro, Borbolla, lo detesta, y otro par, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, están fuera de la esfera pública a causa de la sentencia de los ERE. Susana Díaz hizo el jueves una mínima valoración sobre el PSOE de Andalucía en otro programa de televisión, Todo es mentira, tan mínima que necesitaba de microscopio, y Paco Reyes la criticó desde Jaén: "Le hace el juego a la derecha". Los socialistas tienen una rebelión en el sector caoba.

Pero no son todos, Carmen Romero, ex esposa de Felipe, figurante también de la histórica fotografía, está con Pedro Sánchez, se le pudo ver en la calle Ferraz el fin de semana que el presidente del Gobierno se retiró a meditar. Y Yáñez y Carmen Hermosín, que fueron saludados este desde la tribuna por Teresa Ribera, candidata socialista a las elecciones europeas del 9 de junio. La ex ministra de Transición Ecológica no es nueva en la plaza sevillana, allí tiene a buena parte de su familia. Es una habitual de Montequinto.

Felipe González ha perdido la guerra contra Pedro Sánchez dentro del PSOE, lo que tampoco es una novedad en un partido donde los dirigentes salientes nunca eligen al sucesor que quiere la militancia. Ocurrió con Joaquín Almunia, con José Bono y con Susana Díaz, que se enfrentaron sin éxito a José Borrell, Zapatero y Pedro Sánchez, respectivamente. La amnistía es tan popular en el PSOE como Puigdemont, pero la militancia no impugna al Perro, no lo quiere como quiso al Felipe de los años ochenta, pero alaba su estrategia, hay Sánchez para rato. Mientras cace ratones qué más da si el gato es blanco o es negro, que diría aquel González en visita a la China que se abría al capitalismo sin cerrar la cárcel del comunismo.

A Borrell se le supone que es contrario a la amnistía, pero no se ha afiliado al antisanchsimo, tampoco al sanchismo. Pedro Sánchez lo ha citado esta mañana: "Hay que elegir entre Pepe Borrell, Teresa Ribera y Nadia Calviño o Aznar, Ayuso, Abascal y Feijóo". El PSOE ya tiene el marco de esta campaña electoral, que es el mismo que el del pasado 23 de julio, la extrema derecha o yo. Le funcionó el verano pasado, y en los cuarteles socialistas comienzan a creer que también es posible acercarse mucho al PP e, incluso, adelantarle.

La visita del presidente argentino, Javier Milei, ha hecho mucho por Sánchez. Como Santiago Abascal, el líder de Vox. Ambos son aliados de la primera ministro de Italia, Georgia Meloni, a quien también cultivan los populares europeos y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen. El PP europeo no descarta una alianza con el grupo de Meloni y de Abascal en la próxima Eurocámara, y ése es el leit motiv de los mítines de Sánchez. Desde ahora al 9 de junio. Milei, Palestina, la justicia social... lleva la campaña hecha, a pesar de Felipe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios