Jaén

Una mujer muere tras estar 12 horas sin atención en el hospital de Úbeda

  • La paciente falleció en una camilla en Urgencias sola y sin que nadie se percatara

Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda. Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda.

Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda. / EFE

El hospital de San Juan de la Cruz de Úbeda (Jaén) se pregunta cómo pudo ocurrir. Pero ocurrió. Después de doce horas postrada en una camilla en la sala de espera de Urgencias alguien se percató de que la mujer estaba muerta. Salvo a su llegada, durante los primeros minutos de su estancia en el hospital, nadie le prestó atención. Murió sola. No había nadie a su lado. En el trajín de Urgencias, con gente entrando y saliendo, pasando junto a la camilla, nadie reparó en la gravedad de la mujer, nadie se interesó. Ella, mientras, esperaba en silencio a que alguien la atendiera. Que le preguntara. No oyó a nadie. Nadie se acercó. Nadie pronunció su nombre. Se llamaba Aurelia. Tenía 64 años.

Fue la madrugada del 22 de diciembre, viernes. La dirección del centro ha abierto ahora una investigación reservada, en paralelo a la del juez, para "recopilar todos los datos sobre el caso, determinar las circunstancias en las que se ha producido el fallecimiento y, a partir de las conclusiones de la misma, tomar las medidas necesarias para que hechos como éstos no vuelvan a producirse". En un comunicado emitido por la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, el hospital recalca que "lamenta profundamente el fallecimiento de esta paciente y las circunstancias que lo rodean" y agrega que "los responsables del centro colaborarán en todo lo necesario para que se esclarezca lo ocurrido y se depuren las responsabilidades que pueda haber".

Fuentes del SAS no ampliaron muchos más detalles. La mujer acudió al hospital procedente de la residencia para mayores de Quesada (Jaén) por recomendación del médico. No era la primera vez. Aurelia venía padeciendo varias dolencias desde hacía tiempo. Llegó al mediodía del día 21 acompañada por una auxiliar y fue atendida en la consulta de triaje (valoración clínica preliminar). Después fue llamada en varias ocasiones y no acudió, se había quedado sola y no estaba en condiciones de contestar. La persona que había llegado con ella ya no estaba. En el hospital creyeron que Aurelia se había marchado.

A las diez de la noche hubo un cambio de turno. Y fue a las dos de la madrugada cuando un profesional del área de Urgencias se percató de la mujer en la camilla. Había visto a Aurelia respirar con dificultad. Cuando se acercaron a comprobar quién era y qué le ocurría lo único que pudieron hacer fue certificar su muerte. Después llamaron a los familiares y a la policía. Y después el juez abrió una investigación.

Facua-Andalucía exigió "máxima transparencia" para este caso "extraordinariamente grave" . Su secretario general de Facua-Andalucía, Rubén Sánchez, indicó que la investigación reservada abierta por la dirección del centro debe desarrollarse "con la máxima transparencia" en cuanto a "la posible negligencia que habría dado lugar al fallecimiento de esta persona" y que "se depuren las responsabilidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios