Coaching ¿ Cómo salir de la rueda del hámster ?

  • De una vida enfocada al consumo a una vida enfocada a vivir 

Ilustración Ilustración

Ilustración / Sara Pequeño

El consumismo promete algo que no puede cumplir: la felicidad. A base de irnos creando necesidades superfluas, es como entramos en la famosa rueda del hámster, sumergiéndonos en una vida enfocada al trabajo donde los gastos y las deudas nos hacen correr cada vez más aprisa.

Se dice que una persona está enganchada a la "rueda de hámster" cuando entra en el círculo vicioso del consumismo encontrándose atrapados sin salida. Corren y corren en círculo asfixiados dando vuelta sin parar y en un perpetuo estado de ansiedad. Han adquirido tantas necesidades y gastos pensando que eso les daría la felicidad, que no consiguen detenerse ni salir de ahí. Cuando adquieren demasiada velocidad en la rueda del hámster, viven tan deprisa que no les da tiempo ni a parar, y menos pensar. Es entonces cuando la propia vida, de repente, en forma de divorcio, ruina, enfermedad, despido, les frena la rueda en seco, dándoles una tremenda vuelta de campana donde ya no vuelven nunca a ser los de antes.

Claves para salir de la rueda de hámster

Aprender a parar

Vamos tan rápido por la vida que no nos da tiempo ni a pensar. Parar y observar tu situación de vida te ayudará a darte cuenta de tu estado presente para poder situarte y buscar las alternativas adecuadas.

Detectar si tienes momentos de ansiedad cuando sientes que los gastos te superan

La ansiedad es una señal que el cuerpo te está regalando advirtiéndote que has de cambiar algo.

Ser consciente de que la felicidad no está en el tener, sino en el ser.

Como dice el gran maestro Deepak Chopra “tener, hacer, pensar y ser es el orden de la mayoría. En cambio en el orden del buscador, del mago, es "ser, pensar, hacer y tener“. Es ahí cuando todo se vuelve mágico y hallamos la auténtica felicidad“.

Valora lo que ya tienes

El afán por consumir y el marketing fomentando por la industria nos hace querer siempre más, generando estados de ansiedad e infelicidad. Olvidamos cuidar y apreciar el valor de lo que ya tenemos, siendo esto lo único que nos hace sentir en paz y tranquilos en nuestro momento presente.

Evita crearte necesidades

El objetivo de la publicidad comercial es hacernos desear situaciones y objetos que realmente no necesitamos. En definitiva, nos hace crearnos necesidades que no tenemos.

Identifica el comportamiento que hace endeudarte o gastar en exceso

En ocasiones creencias como "si necesitas más, gana más" pueden llevarte a situaciones límite, ruina y enfermedad. El secreto no está en ganar más sino en gastar menos y aprender a gestionar la economía.

Organiza tu vida financiera

Sanea tus cuentas manteniendo sólo los gastos básicos (hipoteca o alquiler de la casa, luz, agua, calefacción, comida, ropa..). Para ello haz un presupuesto de los gastos que son realmente necesarios, los caprichos que te apetece dar, los ingresos que recibes y las deudas a pagar.

Ilustración/ Sara Pequeño Ilustración/ Sara Pequeño

Ilustración/ Sara Pequeño

Ahorra disminuyendo los gastos hormiga

Los gastos hormiga son los pequeños desembolsos que realizamos en el día a día como comer fuera, el transporte, salidas de noche, caprichos, compras impulsivas etc.. Piensa cuáles puedes prescindir o disminuir.

Elimina las tarjetas de crédito y mantén sólo las de débito 

Así evitarás tener deudas. Pagando al contado te darás cuenta de que no necesitabas todo lo que comprabas.

Paga tus deudas antes de seguir gastando

Te liberarás de altas dosis de estrés y preocupaciones.

En el supermercado 

Cuando vayas a la compra, no valores sólo las ofertas. Estas no son siempre la alternativa mas económica y la mayoría de las veces no son necesarias. Compara el precio del kilogramo, el litro o la unidad que puedes ver reflejado en la etiqueta del precio del producto para saber cuál es el más económico. Te darás cuenta que ante similar artículo, las ofertas no siempre tienen el mejor precio.

Usa marcas blancas

Las marcas que ya son conocidas suelen tener un incremento del precio. Si observas en la etiqueta muchas marcas blancas son fabricadas por éstas mismas, con lo cual, la calidad no debería mermar y el coste es más económico.

Créate un colchón financiero 

Hazte el propósito de ahorrar un 20% de tu sueldo al mes y gastar otro 10% en caprichos. El 70% puede ir destinado a los gastos fijos necesarios. Tener un colchón ayuda a vivir con mayor tranquilidad.

En definitiva, controlar el consumismo es controlar nuestra calidad de vida. Te permite vivir más relajado, con menos preocupaciones y proporciona una vida mas equilibrada. 

 

No por tener más se vive mejor ni se es más feliz

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios