educación

Una apuesta por el intercambio

  • El Casal Carrillo acoge a alumnos y profesores de la DGF Elementary School en una jornada en la que disfrutaron de actividades en inglés y en español

Hace un mes estuvieron en la Base Naval de Rota. Allí los estudiantes y profesores del Casal Carrillo implicados en la iniciativa compartieron con estudiantes estadounidenses actividades y clases bajo el sistema educativo de este país tanto en inglés como en español. Ahora este colegio isleño se ha vuelto anfitrión de un grupo de chicos de 11 y 12 años de la DGF Elementary School que disfrutaron de una mañana repleta de propuestas lúdicas y educativas.

"Ya lo hicimos el año pasado y somos pioneros", comenta Milagrosa Acosta, la directora del Casal Carrillo, que habla de las jornadas de convivencia con este colegio americano de la Base Naval de Rota que no se habían dado con ningún centro educativo de fuera de este recinto militar antes de la iniciativa. Suelen en todo caso, especifica, reunirse entre centros educativos de las bases estadounidenses. Por eso, la DGF Elementary School plantea incluir el proyecto en su sistema educativo para exportarlo a otros colegios de sus bases europeas. No en vano publicarán detalles de esta cita en el periódico de la base roteña y en la central de Europa. Para ello una fotógrafa viajó con la expedición.

En el Casal Carrillo pudieron ver los pasillos adornados: con un corazón realizado con las 100 razones para amar la escuela (en inglés), el árbol de los deseos en la lengua de Shakespeare o el photocall con motivos flamencos que se había preparado para la ocasión.

Los alumnos -en torno a unos 45- y las tres profesoras que vinieron fueron recibidos en el gimnasio del centro, adornado para la ocasión con un fondo con unas manos grandes pintadas con los colores de las banderas y el nombre de cada centro. Allí en grupos mezclados los estudiantes participaron en distintos juegos y actividades. "Es una experiencia enriquecedora porque compartimos sistemas educativos y los pequeños conocen a gente de su edad de otro país", comentaba Acosta. Para terminar la empresa de animación Picarolandia se encargó de poner música en español y preparar coreografías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios