Una baza para recuperar el futuro

  • La Fundación Exit presenta el martes al tejido empresarial gaditano, en la Fundación Osborne, el Proyecto Coach que busca la integración laboral y formativa de jóvenes en riesgo de exclusión

Un voluntario de una de las empresas colaboradoras en España posa con un joven participante en el Programa Coach. Un voluntario de una de las empresas colaboradoras en España posa con un joven participante en el Programa Coach.

Un voluntario de una de las empresas colaboradoras en España posa con un joven participante en el Programa Coach. / fundación exit

España duplica la tasa media europea de abandono escolar temprano. Frente al 10,7% del continente, la Península casi dobla la cifra y se sitúa en un 19%, un porcentaje sólo superado por Malta. El dato, elocuente por sí solo, lo ofrece Pablo Zimmermann, responsable del Proyecto Coach de la Fundación Exit, un programa que persigue precisamente reducir este abandono escolar y ofrecer al joven en riesgo de olvidarse de su formación para siempre una oportunidad, quizás la última baza, para recuperar un futuro que puede creer erróneamente perdido. El proyecto, aplicado ya con éxito en ocho provincias españolas, llega este mes a Cádiz. En su aterrizaje gaditano la Fundación Exit se acompaña de la Fundación Osborne, en cuya sede se presentará el martes este proyecto a las empresas gaditanas.

El Proyecto Exit parte del objetivo de rescatar a los jóvenes que por diversas circunstancias están a punto de abandonar su formación. El perfil de sus destinatarios, por tanto, se sitúa entre los 16 y los 19 años, jóvenes que no poseen el título de Secundaria y que han saltado académicamente a la Formación Profesional en busca de un grado básico que tampoco parece salir adelante. Y en este abismo de futuro, cuando parece que el joven corre el riesgo de engrosar la inaceptable tasa hispana de abandono escolar, surge el Proyecto Coach que la Fundación Exit ha diseñado para que sean las empresas quienes, a través de un trabajador voluntario, acojan a este joven para que conozca durante dos meses "el día a día" de la compañía y cambie la percepción negativa que pueda tener del mundo laboral y empresarial, "una visión gris a la que pretendemos darle la vuelta para que el joven gane en confianza y opte por seguir estudiando. Generalmente, tienen un gran desconocimiento del mundo empresarial", explica Pablo Zimmermann, quien además aporta dos datos que avalan los buenos resultados de un programa por el que, desde 2008, han pasado ya 2.240 jóvenes: el 81% aprueba el curso en el que está inmerso y un 93% decide seguir formándose tras la experiencia vivida, de la mano de su tutor (coaching en este programa), en la empresa que le ha tocado en suerte. En ningún momento, eso sí, el joven realiza función alguna en la empresa: "No son prácticas".

El programa, vigente desde hace diez años, se ha aplicado con éxito en otras ocho provincias

El voluntario que participa en el programa recibirá previamente una formación adecuada y después, a través de seis sesiones que se realizan en horario laboral acompañará al joven por la empresa para que descubra los distintos departamentos, los relaciones con sus intereses y capacidades personales, aprenda a elaborar un currículum y realice, entre otras actividades, una simulación de entrevista de trabajo. Todo será evaluado en la última sesión del proyecto, donde el joven recibe un diploma que acredita su participación y buen hacer.

Explica Zimmermann que la Fundación Exit trabaja muy de cerca con entidades sociales y educativas para informarles del proyecto y que sean éstas quienes hagan una primera selección de jóvenes participantes con una premisa fundamental: tienen que acudir voluntariamente, estar convencidos de que quieren participar y darse otra oportunidad. Posteriormente, es la propia fundación la que hace la selección definitiva una vez que sabe qué empresas se han inscrito en el programa, cuál es su perfil laboral y cuántos voluntarios participan.

En la puesta en marcha del proyecto en tierras gaditanas la Fundación Exit irá de la mano de la Fundación Osborne, pues ambas comparten el objetivo de la inserción laboral de los jóvenes y la preocupación por la formación y el empleo, a lo que la entidad portuense añade su celo en la conservación del patrimonio histórico de su marca. El director de la Fundación Osborne, Antonio Abad, considera "un privilegio" acoger la presentación del Proyecto Coach, al tiempo que anima a las empresas gaditanas a participar "facilitando a los jóvenes una experiencia que pueda ayudarles a reorientar su futuro profesional". Iván Lanza, director de Comunicación de la fundación del Toro, recuerda otras colaboraciones con empresas y universidades, destaca los "objetivos comunes" de ambas fundaciones y avanza que el tejido empresarial gaditano estará representado de manera "muy diversa" en la cita del martes en El Puerto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios