Intentan parar una "mansión" en el Parque Natural de Grazalema

  • Ecologistas alegan contra un proyecto en una finca que Clavero atravesó antes de que le colocaran la droga

Vista de la finca La Breña del Agua tomada desde una calle de Benamahoma. Vista de la finca La Breña del Agua tomada desde una calle de Benamahoma.

Vista de la finca La Breña del Agua tomada desde una calle de Benamahoma. / ramón aguilar

Comentarios 2

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones contra el proyecto de "una mansión de lujo" de casi 800 metros cuadrados que la sociedad La Breña del Agua de Inversiones pretende construir en el Parque Natural de Sierra de Grazalema, en concreto en la finca Llano del Espino. Según los ecologistas, "este proyecto no tiene justificación alguna, ya que la sociedad alega que carece de viviendas para el encargado y el guarda de la finca. No es creíble que esta sociedad pretenda construir un complejo residencial para un guarda y un encargado. Lo más previsible es que unas viviendas de estas dimensiones se dediquen a segundas residencias del propietario y del administrador de las numerosas fincas adquiridas recientemente por esta sociedad".

El propietario de la finca es un empresario belga, Galle Manix, dedicado a inversiones inmobiliarias en su país. Por su parte, el administrador es José Miguel Herrera, hijo del anterior propietario de las fincas, que fueron vendidas a este empresario belga por más de 11 millones de euros, más de cuatro millones de euros por encima del precio de mercado que en su día estimó la Junta de Andalucía. La familia Herrera también se dedica a negocios inmobiliarios en el Campo de Gibraltar.

Se da el caso de que son estas fincas las que el líder ecologista Juan Clavero atravesó para comprobar si estaba expedita la vía pecuaria pocas horas antes de que alguien colocara droga en su coche, según recuerda esta organización.

Los ecologistas sospechan que detrás de este proyecto pueda existir "una instalación hotelera encubierta para los cazadores de alto nivel económico que acuden a estas fincas para matar los numerosas ciervos, corzos y cabras montesas existentes, ya que estas fincas son colindantes con la zona de reserva del parque natural, donde abundan estas especies silvestres, y donde no está permitida la caza. Los animales que se crían en esta reserva pasan a menudo estas fincas mencionadas, donde son cazadas sin reparo", aseguran los Ecologistas.

Según manifestaron ayer desde la Junta, a ellos aún no les ha llegado el proyecto, aunque tienen conocimiento de que el Ayuntamiento tramita un proyecto de actuación de una nave y un cortijo, pero que no se ha producido ninguna evaluación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios