Fomento sorprende a los estibadores y propone un retraso del "decretazo"

  • Los sindicatos reaccionaron desconvocando la huelga

  • El Gobierno teme que la reforma no salga adelante por la falta de apoyos

Los estibadores de Cádiz, durante su jornada matinal de trabajo en el Muelle de La Cabezuela de Puerto Real. Los estibadores de Cádiz, durante su jornada matinal de trabajo en el Muelle de La Cabezuela de Puerto Real.

Los estibadores de Cádiz, durante su jornada matinal de trabajo en el Muelle de La Cabezuela de Puerto Real. / d.c.

Comentarios 7

Un escueto comunicado daba a conocer anoche, pasadas las nueve, la decisión de los sindicatos de la estiba de desconvocar finalmente las huelgas convocadas en los puertos para la próxima semana, los próximos días 20, 22 y 24 de febrero, ante la propuesta del Ministerio de Fomento de retrasar la aprobación de la reforma de la estiba para dar oportunidad de nuevo a la negociación.

"Los sindicatos no ejercerán su derecho de huelga", indicaron en su comunicado conjunto Coordinadora, CC.OO., UGT y CGT, en respuesta a la propuesta lanzada por el Departamento de Íñigo de la Serna la tarde de ayer, y que la patronal también había aceptado.

"Esta convocatoria al paro de los puertos sólo perseguía llamar la atención sobre lo intolerable de una imposición en una modificación legislativa de este calado. Si se abre la puerta al diálogo y al consenso, queda sin sentido esta medida", añade el comunicado. Los estibadores del puerto de Cádiz reaccionaron anoche con una mezcla de alegría y escepticismo a la noticia tanto del retraso del decretazo del Gobierno como de la decisión de frenar una huelga "que nadie desea". "Nuestro futuro depende de que todas las partes demuestren que son capaces de agotar al límite la vía del diálogo", comentaba anoche uno de los representantes de Coordinadora en el puerto de la Bahía de Cádiz.

La decisión de Fomento le llegaba a primeras horas de la tarde de ayer cuando ya creían que lo siguiente era ver como el Partido Popular sacaba adelante una reforma unilateral del sistema español de estiba. Pero finalmente, el miedo del Gobierno a combatir a solas y a que finalmente el resto de grupos parlamentarios le tumbaran el decreto durante su desarrollo, llevaron al Departamento de Íñigo de la Serna a tomar la determinación de ofrecer un aplazamiento de una semana para intentar retomar el diálogo y la negociación tanto con la patronal como con los propios estibadores.

Para ser justos, la propuesta inicial del retraso partía de las filas de Albert Rivera, de Ciudadanos, que le pedía al Gobierno de Rajoy un retraso en la presentación del decreto de reforma de la estiba para abrir un nuevo paréntesis para más negociaciones.

Horas después, ante la sorpresa de los más de seis mil portuarios de España, el Ministerio de Fomento decidió poner su oferta sobre la mesa pero con la condición de que los sindicatos desconvocaran sus huelgas programadas para la semana que viene.

Con este gesto, el Ministerio que dirige Íñigo de la Serna, que tenía previsto aprobar la modificación del sector este viernes 17, pretende "favorecer el diálogo".

Fomento lanza esta propuesta de vuelta a la negociación justo un día después de que el martes se rompieran las negociaciones entre el Ministerio y los estibadores, que ratificaron así los paros de la próxima semana y avisaran de que convocarán nuevas huelgas en el caso de que la reforma se aprobara finalmente este viernes y sin consenso.

En paralelo a la negociación con sindicatos y patronal de la estiba, Fomento ha venido manteniendo contactos con los distintos grupos parlamentarios, dado que la reforma se aprueba a través de un Real Decreto Ley y, por tanto, requiere su posterior convalidación en el Congreso.

En este sentido, la gestora del PSOE ya expresó el martes su consideración de que el Ejecutivo "se está equivocando" en la forma de afrontar la reestructuración de la estiba, porque lo está haciendo "al revés", según indicó su portavoz, Mario Jiménez.

Con todo, y a pesar de que el ministro ratificó a primera hora de la mañana que la reforma se llevaría este viernes al Consejo de Ministros, a través de un comunicado emitido a primera hora de la tarde, Fomento anunció su disposición a que "la modificación de la estiba no se someta a aprobación por parte del Gobierno el viernes y se retrase hasta la reunión del Consejo de Ministros del 24 de febrero, si los sindicatos y la patronal se sientan a negociar".

Además, el Ministerio apuntó como condición "imprescindible" que dicha negociación se desarrolle en un "clima de normalidad que favorezca el diálogo y la negociación", esto es, que previamente se desconvoque la huelga prevista para los próximos días 20, 22 y 24 de este mes, indica Fomento en su comunicado.

El Departamento de De la Serna asegura además que el Gobierno ofrece su mediación a dicha negociación a través del Ministerio de Empleo.

Fomento considera que muchas de las reivindicaciones que los sindicatos plantean no pueden establecerse por Ley y, por ello, "no tienen cabida" en el Real Decreto Ley por el que el Gobierno tiene que reformar el sector de la estiba, dado que además no lo permite la Comisión Europea, que es quien tiene que validar el cambio normativo.

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios