De tacón

Hugo / Vaca

El sube y baja

ESTA temporada el Cádiz está viviendo una liga tremendamente irregular; tras ganar los dos primeros partidos en Carranza, no se vuelve a sumar los tres puntos, hasta la visita del Xerez en la jornada undécima con Calderón en el banquillo y ocupando posiciones de descenso. El buen trabajo realizado por el técnico gaditano deja atrás el pesimismo de los aficionados que miraban con preocupación el precipicio del descenso y se crea una corriente de ilusión cuando se logra hilvanar una racha de resultados favorables que lo ponen a sólo cuatro puntos del tercero. Las decisiones adoptadas, dejando marchar a algunos de los referentes de la plantilla, provoca un cambio en el funcionamiento a nivel colectivo del vestuario y otro más profundo e importante, en el del propio equipo, que giraba al son que marcaba Lobos. Todo ello en un momento donde era necesario mantener la dinámica adquirida. Sólo se han logrado cuatro de los últimos 15 puntos y dos de ello en el descuento y de penalti ante el filial sevillista, aunque fueron totalmente merecidos. Ha sido el único partido donde se dejo la imagen de un bloque sólido y con confianza. El único partido donde no se notó la ausencia de Lobos. Estos resultados han provocado que nuevamente se esté mirando con recelo a los puestos bajos de la tabla, en un momento delicado donde el cambio de nombres, Armando, Vella, Pavoni y Lobos por Natalio, Kosowski y Bangoura, necesita del lógico periodo de adaptación y sobre todo que no se cumpla el refrán popular, mejor malo conocido que bueno por conocer. El Salamanca, con muchos problemas internos, es un rival directo y propicio para iniciar la remontada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios