LÍNEA DE FONDO

Jesús / Guerrero / Jguerrero@diariodecadiz.com

El pasillo, Europa y finales infelices

A la Liga le queda un desenlace descafeinado a la que sólo le falta rematar detalles, menos por abajo

SI la retransmisión de los partidos de Liga tiene abierta la 'guerra' entre las televisiones, Telecinco ha triunfado con la audiencia que puede conseguir el miércoles con el minuto más morboso de la temporada: el pasillo del Barcelona al Real Madrid en el Bernabéu. Los madridistas, con el objetivo cumplido y la tarta repartida, le pueden hacer un buen favor al Villarreal, además del que ya le han hecho a Paolo Basile, si ponen la guinda con una victoria ante su afición para refestejar el título liguero poniéndole muy complicado a los culés el acceso directo a la Liga de Campeones.

El cuarto puesto se lo tendrá que disputar el Atlético de Madrid, aparte de con ellos mismos y sus circunstancias, que tienen a Cerezo algo nervioso, con el que salga victorioso del Racing-Sevilla de esta jornada. Los colchoneros recibían ayer en su entrenamiento el apoyo de Maradona, que desea ver a los madrileños luchando en Europa con los más grandes, sobre todo, a su yerno Agüero.

En estas anda también la UEFA, con algunos aspirantes más que se asoman pero que no terminan de reenganchar. Cántabros y sevillistas lo tienen bien pero les queda un enfrentamiento directo y rivales incómodos: Osasuna al filo del descenso a los primeros en la última jornada, y derbi en el Ruiz de Lopera a los andaluces a falta de dos jornadas.

Si nos ponemos a ampliar los pronósticos, nos queda el consuelo de la intertoto para algunos, y mucha temporada por jugar para los equipos que se juegan el descenso, que es donde está la chicha de estas tres jornadas.

Sin embargo, la que debe ser la gran Liga, la de los grandes, ha estado pautada por las crisis sucesivas, que nos dejan un final descafeinado: el Barça 2008, incapaz de aguantar con opciones reales desde hace muchos domingos y superado por un Villarreal que avanzaba sin hacer ruido, el Madrid que puso emoción cuando se relajó y casi pulveriza su ventaja o, la escandalosa y más ridícula, la de un Valencia perdido que está por ver si no hace examen de conciencia en otra categoría. Lo del Zaragoza, no me lo explico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios