De tacón

Hugo / Vaca

Con hambre de llegar

EL Cádiz dejó pasar una nueva oportunidad de acercarse a los equipos que viven en la zona alta de la tabla clasificatoria, sobre todo cuando hay enfrentamientos directos, donde alguno deja de sumar.

Tras una primera parte donde el Córdoba no dejó un solo espacio para que pudiesen maniobrar los de Calderón, pagó el tremendo esfuerzo realizado y vio como en la segunda mitad, los amarillos ponían cerco a la portería de Julio Iglesias y merecidamente se lograba empatar. Esta reacción viene en primer lugar por el bajón físico del rival, pero también por la aportación de algunos de los jugadores cadistas, que cuando ponen toda su voluntad, el equipo lo nota positivamente y además contagia al resto de los compañeros. Natalio ha venido cedido del Almería con la mente puesta en regresar al equipo la próxima temporada en Primera División, pero desde el primer minuto que se enfundo la camiseta amarilla, ha dado muestras no sólo de ser un gran profesional, sino de haberse metido en el papel de ser el auténtico líder de este grupo y el encargado de revolucionar a los suyos. Ante el Córdoba hizo un partido completísimo, en los momentos que el equipo no funcionaba, Natalio bajó a buscar el balón muchos metros más atrás de su posición habitual, para progresar posteriormente y juntarse con los hombres de ataque. Tuvo una definición excelente en el primer gol, pero en la segunda mitad realizó un esfuerzo extraordinario, con continuos desmarques, con llegadas en velocidad y sobre todo con continuidad. Todo esto durante los más de noventa minutos que duró el encuentro, un jugador con hambre de llegar a la élite, al servicio del Cádiz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios