Su propio afán

enrique / garcía-máiquez

La grieta

EMPEZABA su artículo Juan Manuel Marqués Perales recordando la metedura de pata de Albert Rivera al venir a Andalucía diciendo que no traería pescado, que enseñaría a pescar. Está bien luchar contra la subcultura de la subvención, pero el proverbio se pasaba de chino. Luego, constataba que el PP ha dejado de ignorar a Ciudadanos para criticarlo. Notaba que es muy peligroso darle tanta cancha crítica. Y entonces Marqués, con un magistral giro de muñeca, carambola retórica a tres bandas, concluía: "Si le dan caña, igual pesca".

Una de las decisiones más trascendentes y difíciles de la política (también de la cultural) es cuándo pasar de hacer el vacío al rival a llenarlo de denuestos. Mientras se pueda, mejor mantener la calma. Que hablen de uno, aunque sea fatal, como saben toreros y folclóricas, deviene rentable; más aún en la era mediática. Sucede, sin embargo, que cuando, a pesar de la ley del silencio, el crecimiento sigue, no queda otro remedio que asumir los riesgos del ataque. Atemorizado por las encuestas, el PP se ha lanzado a enfilar a Ciudadanos. Y con esa caña que le dan, Albert Rivera está, como vaticinaba Marqués Perales, pescando lo suyo.

El pavor pepero se comprende. Ciudadanos tiene las mismas fortalezas y oportunidades de Podemos, sin sus amenazas ni debilidades. También recoge el voto insatisfecho, tiene un líder carismático y mediático, aires renovadores y juveniles, etc., pero es una opción moderna y moderada, o sea, más votable, en general. Si Podemos socava la base del PSOE y se come a IU, Ciudadanos se come a UPyD y se instala en el centro, que es el objeto de deseo de Rajoy. Y encima, mientras Podemos se desinfla poco a poco y por motivos variopintos (Venezuela, Grecia, Monedero…), Ciudadanos ficha a Garicano y a Conthe.

Es muy significativo que el interés político esté en los partidos extraparlamentarios, lo que explica el desvaído debate del estado de la nación. Hay una grieta creciente entre los viejos partidos y la sociedad. Empezó en la extrema izquierda tal vez por los tics ideológicos del país, pero se va desplazando al centro. Y es posible que llegue incluso a VOX. Espacio político hay: tengan en cuenta que en el PP no caben (Villalobos dixit) los contrarios al aborto, ni los liberales (Rajoy dixit). Si vemos, en vez de las fotos fijas, la película, la grieta, digo, la tendencia, va de izquierda a derecha, avanzando, transversal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios