La AZOTEA de

El futuro viene en barco

Si Cádiz quiere mirar al futuro tendrá que dirigir su vista, de nuevo, al mar. Tendrá que desempolvar el catalejo de los antiguos vigías y recordar, para no olvidar, que todo lo bueno le vino en un barco. Primero, desde el Mediterráneo oriental, con albaranes escritos en fenicio, en griego y en latín. Y luego, muchos siglos después, con acento criollo. Pero siempre la Puerta fue del Mar. Desde la burguesía hasta los buscavidas y los pícaros sabían que había que ir al muelle. Ahí sigue, no se crean, aunque nadie en Cádiz sepa qué diablos es un consignatario de buques (yo lo he tenido que buscar en el diccionario). Esta semana se tomarán importantes decisiones gubernamentales de cara al Bicentenario de las Cortes. Veremos cuántas de esas autoridades nacionales, autonómicas y locales que se reunirán aquí caen en la cuenta de que el horizonte de 2012 es marinero en buena parte. O debería serlo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios