fútbol El San Fernando CD vence al Córdoba B (0-3)

Editorial

Algo más que un crimen individual

EL juez ordenó ayer el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, de Miguel Carcaño, autor confeso de la muerte de Marta del Castillo, con quien había mantenido una relación sentimental, y de Samuel Benítez, el amigo que le ayudó a trasladar el cuerpo y arrojarlo al río Guadalquivir. También el Juzgado de Menores acordó el internamiento en un centro cerrado del menor, de 15 años, amigo de los anteriores, por un presunto delito de encubrimiento, el mismo del que la Policía acusa al cuarto detenido, hermanastro de Carcaño. Mientras tanto, continúan las intensas labores de búsqueda del cuerpo de Marta en el cauce del río entre Sevilla y Sanlúcar de Barrameda, fundamental para que su familia pueda hacer punto y aparte en su angustia, aunque no en su dolor, y también importante para que se esclarezcan los motivos y circunstancias de su muerte. La cascada de detenciones, que puede ampliarse, ayuda a poner en pie una red de sospechosos que supera el concepto inicial de un crimen individual y refleja perversas pautas de conducta de carácter tribal, en las que un chico de 15 años es capaz de encubrir un homicidio o un asesinato por proteger a un miembro de su pandilla, incluso aunque la víctima sea otra amiga. Este hecho notoriamente lamentable, unido a lo que se conoce del carácter posesivo y celoso del asesino confeso, que no fue obstáculo para que Marta, un año después de romper su relación, se reuniera con él y acudiera a su casa, y la constatación de los riesgos que acechan a los adolescentes que aspiran a hacer vidas de adulto y ocultan a sus padres los vínculos que establecen, en la red y fuera de la red, constituyen una interpelación dramática a toda la sociedad, y especialmente a los padres y la comunidad educativa, acerca del sistema de valores y las normas de comportamiento que se están inculcando a las jóvenes generaciones. Esta reflexión es más importante para el futuro que el debate sobre las penas que han de imponerse a asesinos de esta calaña, que han de ser todo lo rigurosas que permite el Estado de Derecho. Afecta al futuro de todos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios