Por la calle del silencio

Paloma García

Como agüita de mayo

PARA mí es el mes más hermoso, porque estará lleno de nuevas canciones, nuevos cantantes, innumerables historias y mucho calor del público. Al IX Concurso de Cantautores del Café Teatro Pay Pay, que comienza esta noche, se presentan cantautores de todas partes de España y alguna que otra sorpresa de allende los mares.

Durante el mes anterior, abril, hago amistad con la gente de Correos de tanto ir a recoger los sobres con las solicitudes de los participantes y, de año en año, nos contamos anécdotas de ésta o aquella localidad, con un trato exquisito por parte de los que allí trabajan.

Van llegando algunos cantautores con autobuses repletos de sus amigos que nunca estuvieron en Cádiz y, repentinamente, aparecen infinidad de pimpis que los acompañan para que conozcan la ciudad y sus avíos. Años atrás, algunos llegaron con lo puesto, es decir, el billete de tren y la guitarra. Los encontré cantando en la calle y terminaron acogidos por la buena gente de Cádiz.

No sé si será porque aquí todos llevamos un jurado dentro y gusta mucho un concurso, pero el caso es que los concursantes siembran con sus canciones y el público se va enganchando a las siguientes semifinales, haciendo sus quinielas para la final.

No les abren los comercios a mediodía, ni se les prepara ningún recibimiento especial, pero comen en nuestros bares, duermen en nuestros hoteles y se llevan el recuerdo de una ciudad sin artificios.

Se ganan el silencio y el respeto de un público que valora su trabajo y la realidad de una ciudad que da su corazón a manos llenas. Se abren un sinfín de historias nuevas y el Pay Pay pide silencio. El alma se derrama por la boca.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios