Su propio afán

enrique / garcía-máiquez

Feliz coincidencia

HA sido una afortunada casualidad que justo el día que el Diario de Cádiz celebra sus 50.000 números, publique yo el primero de una nueva serie de artículos diarios -cada día, su propio afán-. Me llevo así la alegría particular de sumarme a la fiesta y de participar en la efemérides redonda. Pero está, encima, lo hondo que simboliza esta coincidencia.

Si usted quiere que su hijo escriba en The Washington Post, sólo tiene que suscribirse de inmediato. Muchísimas veces he leído a unos y otros sorprendiéndose una barbaridad de haber terminado escribiendo en el periódico que recibían en su casa. Se sorprenderán mucho, sí, pero parece una ley inexorable. Ni en esto he sido original, por suerte, y aquí estoy de columnista en el Diario que se leía en casa de mis padres y en la de mi abuela y, con toda probabilidad (aunque ya de memoria no puedo asegurarlo), en las de mis bisabuelos y etc. No seré original, pero que pueda venir a constatarlo el día que el Diario se publica en la misma sábana que antaño, tiene su cosa. La gimnasia sueca de leer aquel enorme (este) periódico -abrir los brazos, cerrarlos, doblarse, desdoblarse, estirarse- va a ser un ejercicio muy bueno para el corazón, también sentimentalmente.

Nada parece más sujeto a la caduca actualidad del día a día que un periódico y, sin embargo, aquí está su casi siglo y medio de vida y sus cinco decenas de miles de números, imponentes como un monumento de piedra. "Solamente / lo fugitivo permanece y dura", escribió Quevedo en un soneto a las ruinas imperiales a la orilla del fresco Tíber. Podría decirse de la cabecera del Diario, que ha atravesado la convulsa historia reciente de España, frágiles hojas más firmes que tantísimas instituciones y poderes.

Pero no hemos venido a mirar hacia atrás, sino a coger impulso… con la conciencia clara de lo que tenemos detrás. Por eso esta casualidad tiene tanto fondo. El jurista Álvaro d'Ors, experto en tradición, nos explicaba que en ésta "el papel activo está en los que la reciben, más que en los antepasados; y este protagonismo del que recibe lo que le entregan sus antepasados es decisivo para entender el sentido dinámico de la Tradición, con lo que supone de Progreso". Así que hoy es un día inmejorable para empezar. Nos sostienen y empujan hacia delante 50.000 números de Diario de Cádiz, nada menos. Son una responsabilidad y son, a la vez, y más aún, un respaldo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios