DOÑA CUARESMA

Carnaval al son de las Cajas

El Carnaval siempre se ha movido al son de las cajas. Primero con las cajillas de madera, como esas que entrega el Diario para marcar el 3x4. Después con la caja tambor, el bombo y el platillo. Y ahora sigue bailando al son de las cajas; pero de las Cajas de Ahorro.

Las Cajas de Ahorro son las que establecen los premios, designan los jurados, pagan la publicidad, subvencionan las agrupaciones y hasta formalizan sus contratos. Las Cajas de Ahorro colocan los tablados, pagan los instrumentos y libretos y editan toda clase de Cds. Una creía, inocente que es ella, que a la Plaza Nueva de Sevilla iban las agrupaciones ganadoras del concurso del Falla y resulta que van las que quiere y paga una Caja de Ahorros.

Antes nuestros carnavaleros decían: "sí, don León"; "como usted quiera, don Vicente". Hoy dicen: "sí Cajasol"; "como usted quiera, Unicaja".

¡Pobres carnavaleros! Todavía creen que criticar al poderoso es meterse con los curas y con los cuatro que todavía vamos a misa. Ninguno se atreve con los que manejan los hilos y los contratos del Carnaval.

¡Pobres carnavaleros! Creen que ya han alcanzado su sitio porque ya no tratan de usted al poderoso. Ahora llegan a los despachos de las Cajas y dicen a los jefes: ¡qué pasa, picha!

Y se creen importantes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios