Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Libre directo

Fernando Santiago

Cádiz distrito federal

Aquí somos como niños, nos entretenemos con cualquier cosa. Ahora se ha puesto de moda eso de los distritos. Por lo visto hasta la fecha se trata de que algunos concejales tienen despachos repartidos por la ciudad para recibir a los ciudadanos. Como ven ustedes, un cambio sustancial en la vida de los gaditanos. Antes de ser DF no vivíamos, nuestros problemas nos acuciaban, no teníamos a quien recurrir. Pero llegó un momento en el que nuestros gobernantes pensaron que lo mejor para nosotros es que cuatro o cinco concejales, los de menor fuste político, recibieran dos tardes a la semana en algunos despachitos perdidos en peñas u oficinas municipales. A partir de ahí todo cambió. Cádiz es otra cosa. Ahora uno puede ir al Palillero o al Centro Cántabro a contar lo del semáforo de su calle, el ruido del camión de la basura o el árbol cuyas ramas entran por la ventana. Así, sí. Con los concejales de distrito, sí. Qué trabajo político de envergadura. Qué nivel. Cádiz cambia a marchas forzadas gracias a estos diligentes próceres que dedican dos tardes a la semana a escuchar a los compungidos ciudadanos. Qué interés. Qué cambio. Qué altura intelectual y política. La modernidad no llegará a Cádiz en el 2012. Ha llegado ya con la aparición de los distritos. Tanto cambia la ciudad que lo mismo se apaga el Ayuntamiento cinco minutos por el cambio climático que pone cientos de miles de bombillas por toda la ciudad con lo que se expulsa a la atmósfera toneladas de CO2 . Somos ubicuos. Lo mismo nuestro Ayuntamiento se pelea con medio mundo para que se haga el puente que le retrasa la licencia. Son los nuevos tiempos de Cádiz Distrito Federal. El Ayuntamiento elige a los Reyes Magos en virtud de no se sabe qué criterios, pero luego los concejales del equipo de gobierno se ponen gorritos de Papá Noel para encender el alumbrado extraordinario. Somos así, a la cabeza de este mundo mestizo y contradictorio, de este planeta cambiante, preocupados por el cambio climático pero llenos de luces como un quirófano. Les ponemos a los gaditanos el punto limpio a la puerta de casa para promover un cómodo reciclado de residuos y lanzamos a la atmósfera toneladas de dióxido de carbono.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios