Cumple un año en la Casa Blanca, desatado. Desde Kennedy la pareja presidencial no dormía en cuartos separados. Trump emplea el suyo, desde las seis y media de la tarde, para ver tres televisores en simultáneo, mientras come hamburguesa con queso y tuitea con su móvil. Es ahí cuando el emperador ataca a Palestina, Corea del Norte, la prensa norteamericana o al planeta. Propone combatir las bajas temperaturas que asuelan Estados Unidos con "un poco de calentamiento global". A la prensa, que vive una edad de oro gracias al control que ejerce sobre su inestable presidente, la acusa de mentirosa.

A los palestinos les reprocha no querer negociar con Israel después de que él haya roto el statu quo de los últimos 70 años y declarado a Jerusalén capital del estado hebreo. Kim Jong-un aseguró que tiene el botón nuclear norcoreano en su mesa de despacho. Trump tuiteó que él también tiene un botón y que el suyo es mucho más grande y poderoso. Botón grande y líder pequeño. Resulta patético ver cómo un tipo de 1,88 y 120 kilos se empequeñece ante los ojos del mundo, como el niño caprichoso retratado en un libro que se ha convertido en best seller fulminante, Fuego y furia. Dentro de la Casa Blanca de Trump.

Hay división de opiniones sobre si con este desgaste podrá completar el mandato de cuatro años. La revista Politico publica que crece la obsesión en Washington por la 25ª enmienda a la Constitución , que trata sobre el relevo del presidente. Un grupo de más de una docena congresistas y senadores se reunió a principios de diciembre con una profesora de Psiquiatría de Yale para recabar su opinión profesional sobre la salud mental del mandatario. La doctora Brandy Lee es editora del libro El peligroso caso de Donald Trump, con los diagnósticos de 27 psiquiatras y psicólogos.

Su zafiedad y descaro ya los sufrimos en el microcosmos andaluz con su precursor Jesús Gil. Aunque la peligrosidad aumenta exponencialmente si se traslada el modelo de Marbella a Washington. Y el mundo se protege: la Asamblea General de la ONU ha rechazado casi por unanimidad su decisión sobre Jerusalén. Sólo siete países minúsculos acompañaron a Estados Unidos e Israel en su soledad: Togo, Micronesia, Nauru, Palau, Islas Marshall, Guatemala y Honduras. La caricatura incluye a su familia. En el libro Fuego y furia, su antiguo jefe de campaña y estratega Steve Bannon califica a Ivanka de "tonta como un ladrillo" y a Donald junior de "traidor y antipatriota". ¡Vaya tropa!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios