patrimonio musical

El mágico hallazgo de una obra de Falla

  • Una pianista localiza el manuscrito perdido de 'Noches de los jardines de España' en Suiza tras ver este vínculo en su correspondencia con un mecenas.

La pianista Isabel Puente con el manuscrito original de 'Noches de los jardines de España'. La pianista Isabel Puente con el manuscrito original de 'Noches de los jardines de España'.

La pianista Isabel Puente con el manuscrito original de 'Noches de los jardines de España'.

Comentarios 1

Si hay una obra amada por los virtuosos del piano es Noches de los jardines de España, de Manuel de Falla. Por eso, el encuentro con el original de este manuscrito -que hasta ahora se daba por perdido- ha resultado mágico para la profesora del Real Conservatorio de Madrid Isabel Puente.

La pianista andaba buceando entre los cientos de documentos y correspondencia que el Archivo Manuel de Falla atesora celosamente, al hilo de su tesis sobre esta obra del compositor gaditano que considera "una joya musical, con una escritura muy original y de las más importantes dentro del repertorio español", cuando, de repente, dio con un "rastro" que le llevaría a Suiza y al manuscrito.

"Encontré unas copias manuscritas de Manuel de Falla que tenían vinculación con Suiza, y resultó tan extraña, que empezamos a investigar".

Fue cuando conoció la figura de Werner Reinhart, importante benefactor de artistas europeos, en cuyas manos cayó este documento que Falla le regaló e incluso le entregó en persona. Descubrió esta relación desde las 16 cartas entre Manuel de Falla y Reinhart, "en la que se fragua este maravilloso regalo de agradecimiento por la programación del Retablo de Maese Pedro en Zurich, en 1926, a la que fue invitado", narra. "Así que lo debió ver un idóneo beneficiario porque no era muy dado a ello". En estas cartas el músico le indica que se lo llevará personalmente junto al resto de su equipaje para incluir en su colección.

Aquí emprendió la investigación de la relación de Falla y Suiza, "que no estaba estudiada", desde estas pistas que la condujeron hasta la Biblioteca Pública de Winterthur, donde se conserva el legado del mecenas. "Me confirmaron por teléfono que estaba allí el manuscrito, desde hacía 90 años", pues se lo regaló en 1926, "y nadie hasta ahora lo ha buscado", explica a este medio entusiasmada, entre clase y clase que imparte en Conservatorio madrileño.

Por eso no dudó en acudir en su búsqueda junto a su marido, el compositor y también paisano José María Sánchez-Verdú. Una vez allí pudieron curiosear las 106 páginas que componen esta obra escrita para piano y orquesta. Un documento que destaca "porque estaba escrito a lápiz y se conserva bien, pese a haber viajado por el mundo, pues no había partitura editada".

Se trata de un manuscrito que, además, transmite su propia historia real en la huella y el desgaste de sus páginas, y en las anotaciones de aquellos directores que lo manejaron entre sus dedos.

Pero no ha sido el único manuscrito que ha tenido la suerte de localizar, pues a éste se suma el de la pieza Homenaje, "esta vez a tinta y que le envía en una de sus cartas", añade Puente. "Es un hecho sorprendente que en tan poco tiempo se desprendiera de dos obras".

Porque, tal y como puntualiza la afortunada pianista, "queda mucho por explorar en el Archivo de Manuel de Falla pues escribió muchas cartas, hay más de 23.000".

En esta labor ha sido crucial el apoyo recibido por el propio Archivo Manuel de Falla y Elena García de Paredes, su gerente, así como de la Biblioteca de Winterthur. Juntos, podrían firmar un convenio para acercar temporalmente esta pieza del gaditano a España.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios