Se descubre en Sanlúcar una pintura de Francisco Pacheco

  • El hallazgo ha sido realizado por el historiador del arte Antonio Romero

  • La obra se custodia desde hace siglos en la iglesia de Santo Domingo

La imagen de Santo Tomás de Aquino que el historiador Antonio Romero Dorado atribuye a Francisco Pacheco. La imagen de Santo Tomás de Aquino que el historiador Antonio Romero Dorado atribuye a Francisco Pacheco.

La imagen de Santo Tomás de Aquino que el historiador Antonio Romero Dorado atribuye a Francisco Pacheco.

"Watson, usted ve, pero no observa." O lo que es lo mismo, usted mira pero no ve. Esta frase de Conan Doyle podría explicar perfectamente el descubrimiento de una nueva pintura de Francisco Pacheco, desconocida hasta ahora. La obra se encuentra en Sanlúcar de Barrameda, la ciudad natal del pintor, y ha sido descubierta por Antonio Romero Dorado, historiador del arte formado en la Universidad de Sevilla.

El cuadro se encuentra desde hace siglos en la Iglesia de Santo Domingo y representa a Santo Tomás de Aquino, de la orden dominica. Situado en la capilla de la Virgen del Rosario, en la parte superior del retablo de San Rafael, hasta ahora ha pasado desapercibido para historiadores y curiosos. Hace más de año y medio, el citado historiador advirtió que la pintura mostraba el estilo de Pacheco y que además estaba firmada con su habitual monograma OFP (Opus Francisco Pacheco), amén de la fecha "617", correspondiente a 1617. Por ello, este investigador ha realizado un estudio monográfico sobre la pintura, que será publicado este otoño en la revista Laboratorio de Arte, dándola a conocer para la historiografía.

Esta noticia desmiente la creencia de que el autor no hiciera ninguna obra para su ciudad

Dentro de la producción de Pacheco, se trata de una obra menor, sin embargo, dentro del contexto local, nos encontramos ante la primera obra documentada de Pacheco en Sanlúcar, lo cual rompe con la creencia de que nunca realizó un encargo para la ciudad donde nació allá por 1564. Por ello, sin duda se trata de una buena noticia para el patrimonio artístico de la ciudad, que ya cuenta con una plaza y un instituto de educación secundaria dedicados al artista.

Antonio Romero Dorado, que actualmente está terminando su tesis doctoral sobre La Capilla palatina de los duques de Medina Sidonia y la Iglesia Mayor de Sanlúcar, bajo la dirección del profesor Fernando Cruz Isidoro, adelanta que esta "no es la única pintura de Pacheco que hay en Sanlúcar" pues conoce "dos más", si bien es la primera que se da a conocer. "Pacheco es uno de los grandes nombres del Siglo de Oro español, y yo diría que lleva el nombre de Sanlúcar por el mundo con más frecuencia que cualquier otro. Ligado o no al nombre de Velázquez, hay que decir que Pacheco fue un extraordinario dibujante y, dentro del contexto hispánico, su importancia como tratadista del arte está fuera de toda duda. La pintura que he tenido ocasión de dar a conocer debemos encuadrarla en el tiempo en que Manuel de Guzmán y Silva, VIII duque de Medina Sidonia, fue titular del patronato del convento de Santo Domingo de Sanlúcar, ciudad que era la sede de su corte ducal. El duque fue titular de la casa de Medina Sidonia entre 1615 y 1636, periodo durante el cual ejerció un importante patrocinio de obras de arte", explica el historiador.

El descubridor de la obra está especialmente interesado en la figura del octavo duque de Medina Sidonia, y no en vano es autor de varios trabajos relacionados con este mecenas, entre ellos los que versan sobre el Retiro de ermitaños de las Cuevas de Montesión, el escritor de corte Pedro Espinosa y la Historia de Sanlúcar de Eraso y Arteaga. Asimismo asegura que recientemente ha documentado una escultura de Juan Martínez Montañés que fue sufragada por dicho duque y destinada originalmente a la iglesia de la Merced de Sanlúcar. Dicho trabajo, realizado con la colaboración de José Manuel Moreno Arana, será publicado en los próximos meses por la Universidad de Valladolid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios