Colin Bass, ex bajista de Camel, cantará en Jerez y Chiclana

  • El músico londinense fue una pieza clave dentro del rock progresivo y del nacimiento de la 'world music'

Colin Bass vive mentalmente en varios continentes. El que fuera bajista y cantante de Camel durante veinte años, pieza vital del rock progresivo, y que más tarde ejerciera de pionero en el florecimiento de la world music, protagonizará sendos conciertos en la Sala Compañía de Jerez, mañana viernes, y el Teatro Moderno de Chiclana, una semana más tarde. Se trata de recitales acústicos exclusivos, pues el artista londinense no se prodiga en exceso en Europa, más bien fija su mirada en los ritmos variopintos del planeta, desde el sudeste asiático, cuya cultura considera "fuente inagotable de sabiduría e inspiración", hasta las propuestas étnicas que abandera bajo su otro yo, Sabas Habas Mustapha.

Multinstrumentista de prestigio, productor de postín y explorador de músicas remotas, Colin Bass perteneció a Camel entre 1979 y 1999, registrando diez álbumes con la influyente banda británica tanto en su fase original como en posteriores reapariciones. Atraído por el rock sinfónico desde que escuchase el debut de King Crimson a finales de los sesenta, Colin cumple cuarenta años de carrera. Se estrenó en el 68 en una banda llamada Krisis, pero una prueba con Camel, en una casa de campo de la campiña inglesa, cambió su vida y su trayectoria musical. A sus cincuenta y siete años, puede sentirse igualmente orgulloso de haber trabajado junto al brillante Steve Hillage, líder de los míticos Gong, y de haber volado en solitario sin tener que rendir cuentas en frontera alguna.

El músico, que desgranará en Jerez y Chiclana piezas propias y alguna referencia a los tiempos de Camel, con su toque preciso y su hermosa voz de viento, editó su primer disco en solitario hace una década. Desde hace veinte años vive en Berlín, donde cada semana realiza su propio programa de radio, variopinto y pinturero. Amén de volcar su amor a los ritmos y paisajes sonoros asiáticos en sus proyectos paralelos, colabora con grandes músicos del mundo, tales como Oumou Sangare, de Mali; Maurice el Medioni, de Argelia, y Stella Chiweshe, de Zimbawe, auténticas figuras en sus países. Y acude a la llamada de la producción discográfica a Egipto, la isla de Java o Madagascar, donde ha dirigido la grabación de un grupo pop. Ecléctica actividad la de Colin Bass o Mustapha, como quiera llamarse este precursor de la música sin etiquetas que linda con la multiculturalidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios