Zimbabue seguirá adelante con las elecciones presidenciales

  • El Gobierno de Robert Mugabe confirma que celebrará la segunda ronda a pesar de que el principal partido opositor se haya retirado ante la imposibilidad de "unos comicios libres y justos"

El gobierno de Zimbabue ratificó hoy que irá adelante con la segunda ronda de las elecciones presidenciales el próximo viernes, pese a que la oposición se retiró formalmente de la contienda electoral. Por su parte, el principal partido opositor, el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), confirmó hoy por escrito a la Comisión Electoral de Zimbabue (ZEC) que su líder, Morgan Tsvangirai, no participará en la segunda vuelta de las presidenciales debido a que "unos comicios libres y justos son imposibles en las actuales circunstancias".

No obstante, las autoridades de Harare señalaron que el anuncio del MDC "ha llegado tarde" y que la votación se llevará a cabo. "Las elecciones se celebrarán el viernes de acuerdo con nuestras leyes. Cualquier anuncio de retirada, sea verbal o escrito, ha llegado tarde y es nulo pues debería haber sido hecho 21 días antes de la primera ronda de votación", el 29 de marzo pasado, dijo a los periodistas el ministro de Justicia zimbabuense, Patrick Chinamasa.

El MDC cita la actual oleada de violencia y asesinatos desatada por la gubernamental Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) contra sus seguidores como la causa principal de su retirada de las elecciones. Tsvangirai anunció por primera vez el domingo pasado que se retiraba pues, según él, participar en los comicios significaba "agresiones físicas y hasta la muerte para los seguidores del MDC".

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó el lunes la campaña de violencia desatada contra la oposición zimbabuense y advirtió de que estas acciones impiden la celebración de unas elecciones presidenciales "libres y justas". El texto, acordado tras intensas negociaciones por los quince miembros del máximo órgano de la ONU, insta al régimen de Mugabe a dialogar con la oposición para conseguir la formación de un gobierno conjunto "legítimo", pero no exige que se pospongan los comicios, como querían algunos países occidentales y el propio Ban Ki-moon.

El secretario general de las Naciones Unidas desaconsejó firmemente que Zimbabue siga adelante con la segunda vuelta de las elecciones porque "solamente conseguirá profundizar la división en el país y producirá unos resultados sin credibilidad". No obstante, el presidente zimbabuense, Robert Mugabe, rechazó los llamamientos internacionales para que Zimbabue posponga las elecciones y entre en negociaciones con el MDC para formar un gobierno conjunto que permita sacar al país de la crisis política y evite un recrudecimiento de la violencia.

"Los países occidentales pueden gritar todo lo que quieran, las elecciones seguirán adelante. Aquellos que quieran reconocer nuestra legitimidad pueden hacerlo, quienes no quieran, pues que no lo hagan", dijo hoy Mugabe durante una manifestación de la ZANU-PF en una localidad rural del oeste zimbabuense. Mugabe rechazó asimismo las aseveraciones del MDC de que la vida de Tsvangirai está en peligro y que debido a ello debió buscar refugio en la embajada de Holanda en Harare. "¿De qué tiene miedo Tsvangirai para correr y refugiarse en la embajada holandesa? A los únicos que Tsvangirai debe tener miedo son los electores, que votarán contra él, nadie quiere matar a Tsvangirai", afirmó el jefe de Estado zimbabuense.

Desde la primera vuelta de las presidenciales han muerto cerca de cien seguidores del MDC, centenares han sido apaleados brutalmente por milicianos de la ZANU-PF, otros tantos han sido detenidos por la policía y el régimen de Mugabe no permite mitínes públicos de la oposición y se niega a aceptar a observadores internacionales en la segunda ronda

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios