Expertos policiales confían en poder descifrar los portátiles de los etarras

  • Los cuatro detenidos el pasado martes en Bayona son trasladados a París y hoy pasarán a disposición de los jueces encargados de la lucha contra el terrorismo

Los cuatro presuntos etarras, incluido el supuesto jefe del aparato político de la banda, Javier López Peña, que fueron detenidos el pasado martes en Burdeos (localidad del suroeste de Francia), llegaron ayer a París. Todos ellos fueron trasladados a los locales de la Subdirección Antiterrorista (SDAT), donde permanecerán bajo arresto hasta que pasen hoy, según se prevé, a disposición judicial y comparezcan ante jueces especializados en la lucha antiterrorista para su procesamiento, indicaron a Efe fuentes próximas a la investigación.

Los investigadores policiales aguardan el análisis de los seis ordenadores portátiles de los cuatro presuntos etarras para poder calibrar las funciones exactas que desempeñaban en ETA, señalaron las fuentes. La labor de análisis de los textos puede llevar algún tiempo ya que los documentos están encriptados.

Testigos presenciales vieron cómo levantaba las manos, esposadas, la presunta etarra Ainhoa Ozaeta Mendikute, en el autobús que, bajo fuertes medidas de seguridad, trajo a los presuntos etarras al edificio de la SDAT.

La Fiscalía de París abrió el pasado martes, unas horas antes de la importante operación policial, una investigación por asociación de malhechores con vistas a preparar acciones terroristas, uso de matrículas falsificadas con fines terroristas y receptación de robos en banda organizada.

También ha sido trasladado desde Bayona (País Vasco francés) a París el ciudadano francés Louis Fort, de 75 años, quien alquiló el pasado agosto el apartamento de Burdeos donde López Peña fue arrestado junto a Ainhoa Ozaeta, Igor Suberbiola y Jon Salaberría.

Los expertos de la Policía científica registraron ayer los dos coches robados, un Ford Focus y un Peugeot 307 robados en Francia en agosto de 2006 y diciembre pasado, que fueron incautados a los cuatro presuntos etarras en Burdeos. Según las fuentes, no se descubrió nada de especial interés en el registro de los vehículos.

En el registro del apartamento, que concluyó en la madrugada del jueves, la Policía encontró cinco pistolas automáticas, una pequeña cantidad de clorato para explosivos, unos mil euros en efectivo, ordenadores portátiles, mucho material informático, diversos juegos de documentos falsos, abundante documentación interna de la banda, material para copiar matrículas de coche y placas falsificadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios