Un Congreso semidesierto ratifica por amplia mayoría el Tratado de Lisboa

  • Moratinos defendió el "compromiso firme" de los españoles con la construcción europea, que tiene problemas nuevos como la inmigración o el terrorismo mundial

Comentarios 2

En plena crisis europea provocada por el no de Irlanda, un Congreso semidesierto durante el debate ratificó ayer el Tratado de Lisboa. Y lo hizo con los 322 votos de PSOE, PP, CIU, PNV, CC y UPyD, y el rechazo de ERC, IU y BNG. Ahora el texto deberá recibir la luz verde definitiva en el Senado.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que defendió las bondades del texto, destacó el "compromiso firme" de los españoles con el proyecto de construcción europea. "Queremos una Europa de valores, ciudadana, con ambiciones políticas y eficaz", dijo, al reconocer que el actual modelo es "insuficiente" ante los nuevos retos, entre los que citó la inmigración, la pobreza y el terrorismo internacional.

Y es que, según Moratinos, "una Europa reducida al mercado único no es el modelo en el que creen la mayoría de los españoles y el que quiere este Gobierno". "España apuesta por otra Europa", enfatizó. El ministro subrayó los avances que el Tratado de Lisboa incorpora en materia institucional y el refuerzo de la dimensión democrática de la UE.

La popular Soledad Becerril reconoció las "muchas dificultades" que ha atravesdo la construcción europea en las últimas décadas pero subrayó el "logro" de todos los países que participan en este proceso. "Ha habido muchos momentos de pesimismo, pero se han superado", explicó.

Jordi Xuclá, en nombre de CIU, apoyó la ratificación por la larga trayectoria europeísta de su grupo y el papel de la UE en la "estabilidad y progreso" del continente. Xuclá reclamó al Gobierno "nervio político y europeo" para llegar a fin de año con la culminación de la ratificación del texto. Por ello, reclamó que se habilite el mes de julio para que el Senado termine el proceso.

El portavoz del PNV, Josu Erkoreka, recordó que la historia de la UE es "la historia de un éxito" como demuestra la larga lista de candidatos a su ingreso y la ausencia de nadie que quiera abandonarla. Erkoreka defendió la "vocación política" de una Europa "que no colma a nadie pero que nadie desea abandonarla" y respaldó el Tratado de Lisboa como instrumento válido para el impulso de la construcción europea.

Gaspar Llamazares, de IU, justificó su no parafraseando al ex primer ministro portugués, Mario Soares, al tachar al Tratado de Lisboa cómo "un texto sin alma y sin proyecto". El diputado de la coalición apeló a la directiva laboral y la de inmigración para denunciar el carácter "retrógrado" del texto a ratificar. Una línea argumental que compartió su compañero de grupo, Joan Herrera.

La portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas, respaldó la ratificación y subrayó la sensibilidad europea con la singularidad canaria. El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, justificó su negativa a la ratificación en la necesidad de "un cambio de rumbo" en el proceso de contrucción europea. La socialista Elena Valenciano aseguró que el Tratado incorpora "avances definitivos" para hacer una Europa "más eficaz".

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, considera que el apoyo mayoritario registrado en el Congreso al Tratado de Lisboa ayudará a Europa a remontar el no de Irlanda y se mostró dispuesto a intentar que el proceso de ratificación se complete cuanto antes celebrando en julio la votación que falta en el Senado.

En la presentación del Tratado de Lisboa editado por el Grupo Socialista Europeo, Alonso indicó que la ratificación en el Congreso de dicho tratado tiene una doble importancia, pues por un lado España demuestra su talante europeísta y por otro ayuda "significativamente" a remontar el resultado negativo producido en el referéndum celebrado en Irlanda hace una semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios