Fútbol l Tercera División

Contundente victoria del Cádiz B en Lepe

  • Los goles de Germán, Manu y Bienve dan el triunfo al filial amarillo, que se muestra muy superior al San Roque

Comentarios 2

El Cádiz B le pintó la cara al San Roque en Lepe cuando y como quiso, aunque el tanto local, el del empate, ya sobre el final, diera a entender todo lo contrario. Y es que los onubenses, que como el conjunto gaditano no se juega ya nada, ofreció una triste imagen.

Amaneció el partido en medio de un intercambio de golpes pero al paso. El San Roque lo intentaba con un centro del campo constructor pero sin cimientos y el Cádiz, siempre en disposición de dar un paso al frente, tiraba la línea de cuatro muy por arriba de su portero, lo que invitaba al cuadro local al pase medido y con finura, algo que no llegó hasta el minuto cuarenta de partido. Galán, desde la cueva, oteó el panorama, vio las intenciones de Reyes y asistió para dejar al delantero ante David, que le aguantó el tipo y se jugó la vida. Reyes se hizo un lío con una semana para pensar, y David se llevó un encontronazo en un ojo que le dejó KO.

El inicio de la segunda mitad volvió a poner de manifiesto que sólo un golpe de fortuna reactivaría a los locales, mientras el Cádiz hacía dos acercamientos en apenas dos minutos que se marcharon fuera por poco. Al tercer intento descuadró el pobre dibujo local a la salida de un córner, que remató Germán en las narices de Cristian, que un día de estos será aplastado por el larguero.

Cisco forzó un penalti en el minuto 82 de juego que transformó un minuto después Avilés. En medio de gol y gol, el San Roque tuvo algunas ocasiones para empatar. Pero luego nos percatamos que fue más producto de la cesión de territorio por parte del Cádiz que de otra cosa, pues en cuanto los locales marcaron la igualada, resurgió el filial gaditano para, en apenas diez minutos, voltear de nuevo el partido, la frágil moral local, e incendiar el Municipal con la grada asistiendo atónita al desenlace. Los últimos diez minutos de los gaditanos fueron soberbios. El primero en presentarse, aunque ya había hechos amagos, fue Manu, que marcó de cabeza y dejó en el más absoluto ridículo a la cobertura del San Roque. Minuto 88 de juego. Poco después, en el 90, en medio de la desintegración lepera, Bienve se fue como quiso, pisando muertos a su paso y batió sin remisión a un vendido Cristian. El propio Bienve perdonó el cuarto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios