La consejera de Salud reconoce que había problemas en Cirugía General

  • Asegura que ya se han puesto en marcha mecanismos para solucionarlos

  • Marina Álvarez no responde a Podemos si va a cesar al equipo directivo del Puerta del Mar y al delegado de Salud

Marina Álvarez cuando era directora del Hospital Reina Sofía de Córdoba. Marina Álvarez cuando era directora del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Marina Álvarez cuando era directora del Hospital Reina Sofía de Córdoba. / O. Barrionuevo

Comentarios 5

La consejera de Salud, Marina Álvarez, admitió ayer que la auditoría realizada por la Inspección de Servicios Sanitarios de la Delegación Territorial de Salud de la Junta en Cádiz a la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Puerta del Mar revela la existencia de problemas en este Servicio, como ya destapó este periódico. Pero insistió en que "no refleja nada especialmente preocupante, porque los resultados no superan los límites permitidos".

Estas declaraciones las hizo durante su comparecencia en la Comisión de Salud del Parlamento de Andalucía, a petición de los grupos de IU y Podemos, que habían solicitado que valorara los resultados de dicha auditoría e informara sobre las irregularidades detectadas.

Álvarez no contestó a IU si el menor gasto de una Unidad influye en la retribución de su jefe

Álvarez recordó que en la auditoría se habían revisado 896 historias clínicas correspondientes a los años 2014 y 2015, en las que se incluían intervenciones de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA). Y detalló las conclusiones de este estudio, que reflejan que durante esos dos años, algunos de los indicadores estaban por encima de la media andaluza y española, acercándose al límite de lo permitido. Ente otros, destacan la alta tasa de infecciones y dehiscencias (abertura de herida quirúrgica), además del aumento de la tasa de mortalidad, especialmente en 2015. La consejera justificó este dato diciendo que el incremento de mortalidad puede deberse a que ese año también aumentó el índice de complejidad de las intervenciones realizadas.

Otros aspectos que mencionó fueron la "infracodificación por parte del servicio de Documentación y el infrarregistro del informe de alta", también que las estancias medias de los pacientes intervenidos por la UGC de Cirugía General estaban por debajo de la media de los hospitales de su misma categoría. Dijo que esto podía deberse a que en el informe se incluyen las CMA, que son intervenciones de escasa complejidad y los pacientes están pocas horas ingresados.

En definitiva, la consejera reconoció que se habían detectado "áreas de mejora" y aseguró que se han puesto en marcha mecanismos para corregir los problemas encontrados. Añadió que tanto la Dirección como las comisiones de calidad y seguridad del Puerta del Mar están haciendo un seguimiento estrecho de los objetivos marcados por la auditoría. Asimismo, afirmó que se está realizando otra auditoría del año 2016, para comprobar si son efectivos los mecanismos de mejora aplicados, y se ha encargado una de 2017. Manifestó que los resultados de ambos informes se harán públicos.

Por su parte, la parlamentaria andaluza de IU por Cádiz y portavoz de Salud en el Parlamento de Andalucía, Inmaculada Nieto, recordó que el estudio realizado por la Inspección de Servicios Sanitarios de la Delegación Territorial de Salud la UGC de Cirugía General se había hecho de manera "forzada", tras una proposición no de ley aprobada en el Parlamento de Andalucía, y que su grupo había encontrado trabas para poder acceder al documento. También criticó el hecho de que, en vez de escuchar a los profesionales que advirtieron a través de un informe sobre las irregularidades en esa Unidad, el anterior gerente del hospital y el jefe de Cirugía llevaran a la Fiscalía a dos anestesistas por presunta revelación de secretos, injurias y calumnias, una denuncia que fue archivada por el juzgado. Dijo que la actitud de la administración, "intentando tapar los problemas y eludirlos", había acrecentado la preocupación de los ciudadanos.

Nieto lamentó que "el criterio economicista que parece que ha imperado en la UGC de Cirugía General del Puerta del Mar puede estar en la base de los problemas" que se han detectado. En este sentido, preguntó en dos ocasiones si el menor gasto de una Unidad de Gestión Clínica influía en una mayor retribución de su jefe, una cuestión que la consejera no respondió, por lo que la parlamentaria de IU anunció que iba a registrar esta pregunta por escrito.

Por su parte, Juan Antonio Gil, portavoz de Salud de Podemos, quiso aclarar que la auditoría realizada "es interna, con lo que la lógica nos dice que ha sido conservadora"; a pesar de que cuando se aprobó la proposición no de ley que instaba a hacer una auditoría externa a la UGC de Cirugía General en septiembre de 2016, él mismo hizo una enmienda in voce pidiendo que fuese la propia Delegación de Salud la que la hiciera. Pero ayer animó a que se realice una externa y se hagan públicos los resultados de la que se ha hecho.

Gil pidió en dos ocasiones a la consejera que respondiera si se va a cesar al director gerente el hospital gaditano, Fernando Forja, a la directora médica, Marisa Rodríguez, y al delegado de Salud, Manuel Herrera, "porque han demostrado que no están a la altura del cargo", ya que "no han hecho nada" ante las denuncias de los profesionales en estos últimos años sobre los problemas en Cirugía General. "¿O va a ser cómplice de que el Puerta del Mar pase de ser un hospital de referencia a un hospital en el que nadie quiera operarse?". Marina Álvarez tampoco contestó a esta pregunta.

En su intervención, Ana Mestre, del PP, criticó la actitud de la administración en todo este asunto y pidió más medios para alcanzar "la excelencia sanitaria" en el hospital gaditano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios