El futuro PGOU derriba los patios de la calle Fernández Ballesteros

  • La operación permitirá construir 172 pisos (ahora hay 58) y 101 de ellos serán protegidos. La actuación afecta en su mayoría a viviendas de titularidad municipal, así como a la extensión de un colegio público

Comentarios 34

El futuro Plan General de Ordenación Urbana pretende el derribo de las viviendas que conforman patios en la zona de Fernández Ballesteros. Las afectadas son en su inmensa mayoría viviendas municipales, con inquilinos, aunque hay un bloque con propietarios. Además, la operación -que no tiene fecha para su ejecución- conlleva el traslado de la extensión del colegio público Reyes Católicos.

El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que el lunes se someterá a pleno para su aprobación inicial contempla, entre las actuaciones, una que acabará con los patios Virgen de la Luz y Tacita de Plata, unos bloques comúnmente conocidos como "las casas baratas".

Entre las afectadas por esta operación están los números 1 al 6 de la calle Bulería, del 8 al 18 de la calle Fernández Ballesteros, del 1 al 4 de Cantiña y Tanguillo 2 y 4. Según los datos catastrales, cada uno de estos inmuebles cuenta con tres viviendas en alquiler, pertenecientes al Patronato Municipal. Los pisos tienen más de cien metros cuadrados.

Entra en la operación un único edificio de particulares, el número 16 de García Carrera, con cuatro viviendas y locales. El conjunto de estos patios se completa con dos pequeños locales hosteleros (Bulería, 7 y Tanguillo 6B), el colegio que se ubica en una parcela de 351 metros en el número 1 de la calle Ejército de África (la extensión del colegio Reyes Católicos) y un transformador eléctrico que ocupa una parcela de 146 metros cuadrados.

El PGOU precisa que esta es una operación sin fecha. No está programada, por lo que "se consideran admisibles en su ámbito las obras de conservación, mantenimiento y rehabilitación de la edificación existente, mientras no se produzca la programación".

La actuación se realizará con la cooperación municipal aunque a iniciativa de los propietarios e inquilinos, y antes de iniciarla habrá de reubicarse el colegio fuera del ámbito de actuación, aunque no se precisa dónde.

Una vez que se cumplan estos condicionantes y se derriben los edificios quedará libre un espacio de 9.410 metros cuadrados. Este terreno se quiere invertir en mejorar la conexión transversal entre la avenida Ana de Viya y García Carrera, aumentar las zonas verdes, mejorar las conexiones interiores del barrio y construir nuevas y mejores edificaciones.

Concretamente, el plan dibuja cuatro edificios, dos protegidos y dos libres, aunque se explica que la posición de la vivienda protegida dentro de la delimitación de la unidad de ejecución no es vinculante. Los primeros edificios, los protegidos, suman 101 viviendas y los segundos, 71. Las casas protegidas se sitúan en la parte de la parcela más alejada de la Avenida (uno crea una calle al situarse frente a los únicos edificios de Cantiña que no entran en la operación, los números del 6 al 12), mientras que las viviendas libres dan hacia Ejército de África. Las plantas bajas se destinarán a un uso comercial y se contempla la construcción de garajes en el subsuelo de todos los edificios, salvo en uno de los que se destinan a vivienda protegida. El transformador irá bajo los bloques.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios