enfoque de domingo. instalaciones deportivas

Deporte de riesgo

  • Los equipamientos deportivos de la ciudad presentan graves deficiencias después de muchos años sin un mantenimiento adecuado

  • El Ayuntamiento cambiará en verano los dos campos del Complejo Elcano

Estado que presenta uno de los campos de Fútbol 7 del Complejo Deportivo Elcano, en una fotografía tomada esta misma semana. Estado que presenta uno de los campos de Fútbol 7 del Complejo Deportivo Elcano, en una fotografía tomada esta misma semana.

Estado que presenta uno de los campos de Fútbol 7 del Complejo Deportivo Elcano, en una fotografía tomada esta misma semana. / jesús marín

Comentarios 1

La imagen de una torre de iluminación vencida sobre unas gradas rotas en el Complejo Elcano presagiaba tormenta. Los vientos huracanados pasaron, pero la borrasca fue ganando fuerza entre usuarios, deportistas y sindicatos, que han arreciado en sus críticas por el pésimo estado general de las instalaciones deportivas de la ciudad. Históricamente, la falta de espacio ha sido el clavo ardiendo al que las diferentes administraciones se han ido agarrando para justificar la ausencia de más espacios de este tipo en Cádiz, pero, más allá de su número, es importante saber qué medios se han utilizado en los últimos años para garantizar el mantenimiento de equipamientos que en algunos casos tienen varias décadas de antigüedad. Por ello, la caída de la mencionada torreta eléctrica, que podría haber causado una desgracia de no haber ocurrido de noche, ha sido la gota que ha colmado el vaso. Porque, de hecho, no es la única deficiencia del Compejo Deportivo Elcano, cuyos campos de césped artificial están francamente deteriorados.

En los planes del Ayuntamiento está la sustitución de los dos campos de césped artificial de Elcano para este verano, una actuación que supondrá una inversión de 120.000 euros. Los otros dos campos de fútbol de la ciudad, el Manuel Irigoyen, de fútbol 11, y el Pedro Fernández, donde se alternan los partidos de categorías inferiores, no están mucho mejor, pero de momento tendrán que esperar. Su apariencia es mala, con parches en diferentes zonas y hasta boquetes en las próximidades a las áreas que hacen peligrar la integridad física de los deportistas. Los pequeños graderíos portátiles contrastan con las tribunas que pueden encontrarse en localidades de la provincia, desde San Fernando hasta Conil, de Chiclana a El Puerto, de Jerez a la pedanía de El Torno, cuyo campo de fútbol despierta la envidia de los equipos de la capital que hasta allí se desplazan.

Eso en cuanto al fútbol, pero en relación a los denominados pabellones de barrio, el panorama no es más alentador. El Francisco Blanca lleva varios años cerrado después de que aparecieran problemas técnicos que exigían la realización de unas obras que ni siquiera se han iniciado. Sus trabajadores han sido recolocados en otros centros. En otros pabellones del centro, como el Náutico, Mirandilla o el Histórico, las goteras son constantes, y cuando llueve deben suspenderse las competiciones previstas. Esto también ocurre en otros de extramuros, como el Gadir o el pabellón de barrio de la Paz, donde incluso faltan focos de luz.

De los cuatro vestuarios con que cuenta el Gadir hay dos inutilizados, y hasta carecen de grifería. En este mismo pabellón, las cortinas que servían para separar las canchas han desaparecido. Para Manuel Bienvenido, de Autonomía Obrera, uno de los problemas es que la empresa de mantenimiento encargada de solucionar estos desperfectos "lleva este pliego desde Burgos". "Todo esto viene de la anterior legislatura, pero en esta tampoco se está haciendo nada con algunos problemas crónicos, como son las filtraciones".

Además, el proyecto faraónico que el PP pretendía ejecutar para el nuevo Fernando Portillo se ha transformado en un pabellón más modesto, aunque a día de hoy un gran vacío se asienta en el lugar donde se levantó la instalación más señera de la ciudad.

Cádiz cuenta también con dos polideportivos con piscinas. El Complejo Ciudad de Cádiz, obra realizada en la etapa de Carlos Díaz, y la nueva piscina de Astilleros, herencia del PP, que soportan la demanda tanto de los clubes deportivos de la ciudad como de los usuarios, muchos de ellos mayores de 65 años que las utilizan con fines medicinales. Según Bienvenido, la piscina de competición es la que peor se encuentra actualmente. "Necesitaría vaciarse por completo para reponer no sólo los azulejos que se han desprendido sino el suelo de hormigón que se ha levantado y que a simple vista no se ve, pero que cuando estás dentro del agua sí que se percibe".

Otras instalaciones deportivas de la ciudad se encuentran abandonadas y sin mantenimiento. Es el caso de las Pistas de Telegrafía, cerradas desde hace dos años tras la finalización del contrato con la firma concesionaria. En su día supusieron una inversión de más de 1,2 millones de euros, pero actualmente son utilizadas sin ningún control. En los últimos meses, tras varias quejas ciudadanas, al menos se repararon las tablas sueltas que se situaban junto a las canastas de baloncesto y que suponían un peligro en caso de desprendimiento. La misma dejadez se observa en las pistas de pádel. La cuestión es saber si el Ayuntamiento va a volver a sacar a concurso la concesión o si está dispuesto a gestionar el alquiler de las pistas, porque lo contrario es devaluar un patrimonio pagado con el dinero de todos los gaditanos.

Actualmente, hay 29.943 tarjetas deportivas municipales activas. Esas son las que se han usado en las últimas temporadas, según el Ayuntamiento. El cálculo es que los usuarios son el 50%, en torno a los 15.000.

Sin servicio de urgencias para el fútbol modesto

La Asociación de Clubes Modestos de Cádiz que preside Enrique Rodrigo sufre en sus carnes el mal estado de los campos de la ciudad. Actualmente, tras el temporal que trajo vientos de 120 kilómetros por hora, las cuatro torres de luz de Elcano se han desmontado para volver a cimentarlas, puesto que tras el derribo de una de ellas los técnicos detectaron deficiencias en el resto. Así pues, ahora mismo el Complejo Elcano sólo puede albergar partidos con luz natural.

Rodrigo señala que la situación de ambos campos es "de dejadez, el césped artificial está lamentable, lo que incluso provoca heridas a los niños. El Pedro Fernández está tan mal que cada fin de semana tememos que un crío se parta una pierna. Hemos hablado con el Ayuntamiento y nos han dicho que tienen previsto cambiar los campos de Elcano pero que para el resto habrá que esperar".

La Asociación de Clubes Modesto reúne actualmente a 23 clubes, que tienen en total 67 equipos en las diferentes categorías. "Son unos 1.000 niños los que están federados con nuestros conjuntos".

Antes de que Podemos y Ganar Cádiz llegaran al Consistorio, su asociación recibía una subvención anual de 65.000 euros. "Entonces teníamos que abonar el alquiler de los campos, que en total eran unos 9.000 euros, pero es que de esa subvención nos han reducido el 85%. En 2016 cogimos 5.700 euros, y la última subvención creo que ha sido de 8.500, y ahora ya no pagamos por utilizar los campos, pero el cambio, al menos para nosotros, ha sido lamentable". Las explicaciones que han recibido desde el Ayuntamiento es que la nueva Ley de Subvenciones impide firmar convenios reguladores con este tipo de asociaciones. "Para el fútbol base ha sido un palo muy gordo", asegura.

La pérdida de la subvención ha tenido efectos colaterales que suponen un gran riesgo. "Con el dinero que nos daban nosotros pagábamos el servicio de urgencias que había en las instalaciones, pero ahora no podemos hacer frente a estos gastos. Lo que no podemos olvidar es que nosotros no sólo formamos deportistas sino también personas".

Cada club cobra una tasa mensual a los niños por pertenecer al equipo, que oscila entre los 10 y los 15 euros, pero Rodrigo advierte que "los derechos federativos son caros, luego vienen las sanciones, la mutualidad, los gastos de material... Vamos, que si esto llega a ocurrir hace diez años, cuando los clubes no cobraban un duro a los padres, los equipos se habrían vistos abocados a su desaparición".

La Asociación de Clubes Modestos tampoco tiene un convenio firmado con el Cádiz CF. "Ahora mismo nos dan 100 entradas para cada partido, y el 5% en futuros traspasos cuando se llevan a algunos niños de nuestros equipos. En los últimos años hemos aportado unos 70 niños al Cádiz. Todos somos del Cádiz, es normal, pero hacemos una labor de cantera importante y deberíamos tener más ayudas", concluye Rodrigo.

El atletismo, pendiente de espacio y más equipamiento

El Club Deportivo Olimpo es otro de los que sufre el mal estado y la escasez de instalaciones deportivas en la ciudad. En estos momentos cuenta con 84 niños con licencia, y 29 adultos. Todos ellos entrenan en las instalaciones del Complejo Manuel Irigoyen, que básicamente consta de una pista de atletismo, un foso y poco más. Manuel Nieto, su presidente, comentaba a este diario que les gustaría ampliar el catálogo de disciplinas deportivas pero que les resulta imposible. "Nos gustaría contar con una colchoneta para realizar salto de altura, tener vallas, poder hacer jabalina, pero para eso necesitamos tener un local donde guardar todo el material en el mismo centro, y ahora mismo las instalaciones no reúnen las condiciones necesarias". Pone como ejemplo al Club Atletismo Chiclana, al que el Ayuntamiento ha facilitado un container para poder guardar todos sus materiales. "Algo así, como mínimo, nos gustaría tener a nosotros".

El Club Olimpo tampoco tiene firmado un convenio con el Instituto Municipal de Deportes. "Recibimos el pasado año 1.300 euros en concepto de subvención, y las solicitudes para nuevas ayudas están abiertas, pero como somos tantos clubes y tan poca la tarta a repartir al final lo que llega es poco para las necesidades que cada uno tenemos. Y eso que nosotros no tenemos demasiadas competiciones ni emprendemos viajes complicados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios