Matrimonio, padres e hijos en Grecia con los temas de Abba

  • Se estrena 'Mamma Mía!' adaptación del célebre musical que recupera canciones del grupo sueco con el protagonismo de Meryl Streep junto con Colin Firth

El efecto Batman empieza a ganar territorio en España aún antes de desplegar sus negras alas el próximo miércoles. En efecto, la segunda aventura del hombre murciélago bajo los rasgos de Christian Bale iba a ir acompañada en las carteleras del estreno de Mamma Mía!, la versión del musical sobre canciones de Abba que ha arrasado en los teatros de medio mundo. Pero los espectaculares resultados de taquilla de El caballero oscuro en Estados Unidos ha hecho a la distribuidora de Mamma Mia! pensárselo mejor y a adelantarlo a este viernes, para al menos poder disfrutar de un fin de semana tranquilo, con permiso de los otros Blockbusters del verano.

El musical original se estrenó en Nueva York en 1999. Básicamente, consiste en plantear una historia familiar que se ve salteada por las canciones del legendario grupo sueco. Los expertos llaman a este formato Jukebox, y es eso precisamente. Mostrar canciones conocidas que todo el mundo puede tatarear y sacarse de la manga una trama que es un mero pretexto para lo que importa. En los grandes musicales que cuidan tanto el libreto como la música estos Jukebox no dejan de ser una aberración, pero dinero manda. Lo irónico del caso es que Mamma Mía! tardó años en ver la luz porque los miembros de Abba no lo vieron claro y no cedían sus derechos. Al final les rentó acceder, pues sus canciones han vuelto a revitalizarse.

La cineasta británica Phyllida Lloyd, de amplia trayectoria teatral, ha sido la encargada de poner en imágenes este éxito teatral, que en Madrid estuvo varios años en el Teatro Lope de Vega en plena Gran Vía, con grandes llenos. Sin embargo, el reparto para un musical es un tanto extraño. No deja de ser chocante ver a la siempre sobreactuada Meryl Streep, reina del drama, ponerse la jocosa piel de el género cantor y bailador. Sus compañeros de reparto tampoco es que inspiren mucha confianza.

Colin Firth nunca se ha caracterizado por ser la alegría de la huerta, Pierce Brosnan siempre ha sido más bien soso a pesar de James Bond y Stellan Skarsgard tampoco da el perfil. Claro que junto a estos veteranos hay jóvenes románticos, como Amanda Seyfred y Dominic Cooper, que son los que con su amor hacen detonar la historia, que ha sido rodada en un lujurioso verano en una localización ideal como es Grecia. Sol y cielo azul para una historia distendida.

La película tiene también un punto generacional. Los mayores en este film fueron heterodoxos sesenteros que practicaban el amor libre y sus descendientes son más conservadores, creen más en el matrimonio y la pareja estable. Aunque hay que aclarar que no es la primera vez que las canciones de Abba ambientan filmes, como ocurrió en 1994 con dos títulos. La boda de Muriel yPriscilla, reina del desierto. Pero no eran un eje central como en Mamma Mía!

La historia nos presenta a una joven a punto de casarse pero con un problema: no sabe quien es su padre y le gustaría invitarlo a la boda. Del diario de su madre deduce que son tres los candidatos así que los llama a espaldas de ella para deshacer el entuerto y descubrir cual de ellos es antes de pasar por el altar. Todos ellos se relacionaron con su progenitora en los locos años en que era cantante en un grupo pop. Las relaciones entre todos ellos marcan la víspera de la boda, ambientadas por el grupo sueco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios