Amante bandido por una noche

  • Bosé volvió a conquistar el corazón de sus fans durante dos horas y media de música y bailes ininterrumpidos

Comentarios 8

Puntual como un reloj, Miguel Bosé acudía a su cita con miles de seguidores que, desde horas muy tempranas, aguardaban para disfrutar de su Papito. Juegos de luces y efectos especiales marcaban la entrada triunfal del cantante que abrió el espectáculo con su Amante Bandido. Así, el Campo de Fútbol de Chiclana se convirtió en testigo directo de una noche que derrochaba pasiones por las esquinas.

Al grito de 'Bosé, Bosé' más de 12.000 personas, entre féminas de diversas generaciones y un amplio sector masculino que, por un momento, sentían celos de ese amante bandido que estaba cautivando el corazón de sus parejas, recibieron al artista con una calurosa bienvenida entre silbidos y palmas. Y es que ser fan de Miguel Bosé no entiende de sexos ni de edad. Hombres y mujeres se sentían atraídos por la música de un cantante consolidado en el panorama musical nacional e internacional. Acompañado de sus inseparables músicos, el 'seductor madrileño', que así es como lo aclamaban desde el público, consiguió que todo un campo de fútbol saltara las dos horas y media que duró el espectáculo.

Un Bosé entregado mantuvo embelesado a chiclaneros y visitantes que, desde diversas partes de Andalucía, se disponían a gozar de una apoteósica noche estival. Así, Miguel no cantaba solo. Miles de fans lo acompañaban en todo momento a la vez que lo piropeaban. Con su álbum Papito, proclamado disco del año, Bosé deleitó a su público con los mejores éxitos cosechados a los largo de su longeva trayectoria profesional. El artista consiguió emocionar a su público, con temas de ayer y de hoy, especialmente con Amiga, una canción que, según él, "hay que darle libertad a la caja que la guarda". De esta manera, interpretó un total de treinta canciones de temática muy variada como Te amaré, una balada enternecedora que dedicó a sus fans en agradecimiento por el apoyo durante los 30 años de carrera musical y que "espera que sean los treinta primeros". Del mismo modo, añadió que "es un trabajo conjunto y que hay celebrarlo porque es de todos". Con Olvídame tú, Mirarte, Creo en ti y Si tú no vuelves continuó demostrando el más profundo sentir de su música bajo un ambiente íntimo. Pero no todo fueron temas de amor sino que, con canciones protesta como Nada particular, Una oda a la libertad, Este mundo va o Gulliver mostró su talante comprometido.

Por otra parte, Miguel Bosé ofreció los temas más movidos como Super Man, Los hombres no lloran, Morena mía, Nena, Linda y Sevilla con coreografías que marcaban un estilo propio a lo largo y ancho del escenario. Así, la sorpresa fue el factor predominante en una actuación donde la calidad acústica y la puesta en escena brillaron. Llegó el momento de la despedida y los miles de espectadores pedían al unísono que no se marchase sin cantar un clásico, Don diablo. Con un movimiento de caderas culminó una noche cargada de energía y que el mismo cantante agradeció encarecidamente junto a sus músicos. Al compás de los aplausos y de 'torero, torero', el artista madrileño volvió a demostrar su evolución y madurez como vocalista consiguiendo el cariño de los asistentes.

Con un Bosé en estado puro se cerró el segundo ciclo de Scaphate '08, sin duda, el evento más esperado del verano chiclanero. El plan especial de tráfico, llevado a cabo por la delegación de Tráfico, evitó los colapsos en torno a las inmediaciones del Campo de Fútbol. La noche transcurrió sin incidentes, salvo algunas lipotimias y dos chicas que fueron trasladadas al Centro de Especialidades Médicas de la Longuera, según indicaron fuentes de la Cruz Roja que, junto a Protección Civil y un amplio despliegue de fuerzas policiales velaron por la seguridad del público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios