Un tifón deja en Filipinas miles de damnificados y 17 muertos

  • En las regiones central y este, las fuertes lluvias obligaron a desalojar a 200.000 personas y quedaron suspendidos todos los vuelos domésticos y el transporte por barco

 Al menos 17 personas resultaron hoy muertas por las inundaciones y corrimientos de tierra causados por el tifón "Fengshen" a su paso por el sur de Filipinas, donde las regiones este y central también están afectadas.

Catorce de las víctimas fallecieron ahogadas por la crecida del río Rifao en la provincia de Maguindanao, cuyos servicios de emergencia buscan a cinco desaparecidos e intentan rescatar a 40 personas atrapadas en una isla, informaron fuentes oficiales.

Por otra parte, un hombre de 50 años y su hijo de diez murieron cuando su casa fue arrasada por la crecida de otro río, y se recuperó el cadáver de un anciano en Cotabato, también en la isla de Mindanao, 800 kilómetros al sur de la capital.

En las regiones central y este, las fuertes lluvias obligaron a desalojar a 200.000 personas y quedaron suspendidos todos los vuelos domésticos y el transporte por barco.

La tormenta arrancó árboles y techos de las casas en la ciudad de Roxas, que esta mañana sufrió los vientos huracanados de hasta 140 kilómetros por hora de "Fengshen", cuyo nombre local es "Frank".

El tifón provocará durante el fin de semana aguaceros en áreas de Bicol y las Visayas, así como en la isla de Luzón, según la Administración de Servicios Atmosféricos, Geofísicos y Astronómicos (Pagasa).

Casi 800 pasajeros y decenas de vehículos permanecen varados en los puertos de Bicol, después de que la Guardia Costera impidiera zarpar a los buques por los vendavales y el fuerte oleaje.

Los residentes de zonas montañosas y próximas al nivel del mar han sido advertidos del riesgo de inundaciones y corrimientos de tierra, mientras los habitantes de zonas costeras deberán protegerse de posibles olas gigantes.

Si la situación empeora, no se descarta la intervención de las Fuerzas Armadas, ya se ha comenzado a hacer acopio de arroz y demás material de emergencia, y los hospitales se encuentran en estado de máxima alerta.

"Fensghen" tocó ayer tierra en la isla de Samar, 180 kilómetros al este de Manila, antes de virar de nuevo hacia el Océano Pacífico, donde mañana pasará cerca de la ciudad japonesa de Okinawa, según el último parte meteorológico.

Las riadas y deslizamientos de tierras durante la temporada de lluvias causan cada año decenas de muertos en Filipinas.

Hace dos años, cuatro tormentas de inusual intensidad anegaron varias zonas de Luzón y provocaron riadas que causaron más de 1.300 muertos, casi tres millones de afectados y medio millón de casas destruidas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios