La radiactividad de la central nuclear de Ascó fue 750 veces mayor de lo notificado en abril

  • Greenpeace denuncia que en su informe el CSN no contesta a muchas preguntas sobre la fuga

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha reconocido que, a fecha de 12 de mayo, la actividad radiológica de la central nuclear de Ascó alcanzaba los 176 millones de bequerelios, una cifra 750 veces superior a lo notificado inicialmente por este organismo.

En respuesta a una batería de preguntas de la organización ecologista Greenpeace en relación al escape registrado en la central de Ascó el pasado 27 de noviembre, el CSN reconoce que en un informe del 12 de mayo "aún" se seguían detectando y recogiendo partículas en el emplazamiento de la central.

En concreto, precisa que "la actividad total recogida hasta el 12 de mayo corresponde a una actividad de 176,68 millones de bequerelios", una cifra 750 veces mayor a los 235.000 bequerelios que el Consejo de Seguridad Nuclear indicó en su informe del pasado 7 de abril.

Las instalaciones de Ascó registraron el pasado 27 de noviembre un escape de partículas radiactivas procedentes de la ventilación de la planta atómica, un incidente que se conoció a principios de abril gracias a una denuncia de Greenpeace y que, dentro de la Escala Internacional de Sucesos Nucleares, fue calificado de "nivel 2".

El responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, ha denunciado que, en su informe, el CSN no ha contestado a muchas de las preguntas requeridas.

El informe, asegura Bravo, "reconoce que la central de Ascó actuó de mala fe, al manipular los aparatos, y que fue enormemente irresponsable", un comportamiento que, a su juicio, es "delictivo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios