Los precios de los alimentos seguirán altos durante una década

  • La FAO y la OCDE temen por las poblaciones urbanas de los países más pobres

Los precios de los alimentos seguirán elevados durante la próxima década aunque los actuales récords no perduren, según el informe sobre perspectivas agrícolas publicado ayer por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

"Como resultado de la dinámica entre suministro y demanda, las perspectivas sugieren que los precios de las materias primas alimentarias en términos nominales y a medio plazo se situarán sustancialmente por encima de los niveles que prevalecieron durante los pasados diez años", aseguran ambas organizaciones en el mencionado estudio.

Si se comparan las medias de la próxima década con las de la década pasada, está previsto que los precios reales (precios nominales teniendo en cuenta la inflación) se incrementen en una horquilla que va desde menos del 10% en el caso del arroz y el azúcar, del 20% en el caso del trigo, cerca del 30% en el precio de la mantequilla, los cereales secundarios y semillas oleaginosas y en más del 50% los aceites vegetales. La media de precios nominales de los alimentos entre 2008 y 2017 establece un incremento de los mismos del 20% para la carne de vacuno y porcino con respecto a los niveles de entre 1998 y 2007.

Los dos organismos internacionales ponen de relieve que el elevado precio de los alimentos seguirá afectando con más dureza a las poblaciones pobres, especialmente en las zonas urbanas. Así pues, aunque la ayuda humanitaria es la la mejor solución a corto plazo, el acento debe ponerse en el aumento de la productividad de las explotaciones agrícolas. Además, la respuesta no debe ser el proteccionismo. Como subrayó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría,"las restricciones comerciales tienen a menudo efectos indeseables e inesperados. Los subsidios a la exportación agrícola contribuyen a dañar la capacidad agrícola y la estabilidad social del medio rural en muchos países en desarrollo", dijo.

Por su parte, el director general de la FAO, Jacques Diouf, destacó que "a pesar de la situación actual de los precios, o precisamente a causa de ello, las disponibilidad alimentaria por habitante debería aumentar a escala mundial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios