El número de fallecidos en China por el terremoto supera ya los 12.000

  • Mientras ayer se sucedían las réplicas del seísmo de 7,8 grados, el Gobierno movilizaba al Ejército y pedía ayuda internacional · Los sismólogos advirtieron hace 5 años de una catástrofe como ésta

La tragedia china se encuentra, ahora, bajo los escombros. A los cerca de 12.000 fallecidos, según la agencia Xinhua, por el terremoto que el lunes golpeó la provincia de Sinchua (suroeste del país), se añadirán los cadáveres que puedan rescatarse de las construcciones destruidas, donde las autoridades también confían en encontrar supervivientes.

No obstante, los números se ponen entre comillas por su provisionalidad, ya que tan sólo en la localidad de Mianyang, cercana al epicentro, se calcula que hay más de 18.000 personas sepultadas, por lo que podrían incluso multiplicarse las muertes contabilizadas al cierre de esta edición.

Ayer seguían produciéndose réplicas del terremoto de 7,8 grados en la escala de Ritcher que se sintió el lunes en todas las divisiones administrativas de China excepto las más remotas del noreste y el noroeste. Ha destruido 3,46 millones de viviendas y ha obligado a la movilización en la zona afectada de 50.000 soldados del Ejército de Liberación Popular .

Pekín invitó ayer a la comunidad internacional a que envíe ayuda a Sichuan y otras zonas del país afectadas, ya sea en forma de efectivo, material de emergencia o equipos de rescate. "China ya ha abierto canales internacionales para recibir donaciones y da la bienvenida a la ayuda internacional", dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Gobierno ha destinado una partida inicial de 360 millones de yuanes (unos 33,74 millones de euros) para las labores de rescate y la Cruz Roja nacional ya ha recolectado más de 17 millones de dólares en donaciones, mientras el Ministerio de Sanidad urge a los ciudadanos a que hagan donaciones de sangre para los heridos.

El presidente, Hu Jintao, instó a las administraciones a todos los niveles a desarrollar labores de asistencia, así como al Ejército, la Policía armada, las fuerzas de la milicia popular y el personal médico. Incluso se castigará a quien propague rumores para sabotear las actividades asistenciales.

En la zona afectada por el seísmo, el primer ministro chino, Wen Jiabao, bajo la lluvia, pedía ayer con un megáfono a los sepultados que "aguanten" la llegada de los equipos de rescate. "¡El equipo de salvamento va a llegar! ¡Son muy profesionales! ¡Calma!" arengaba el primer ministro en dirección a los cascotes de un edificio reducido a escombros en Dujiangyan, una de las ciudades más cercanas al epicentro.

En cuanto a la ayuda internacional, EEUU, según explicó ayer la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, planea ofrecer medio millón de dólares (333.333 euros) en asistencia a través de la Cruz Roja internacional. Japón ofreció ayuda de emergencia por valor de 500 millones de yenes (algo más de 3 millones de euros), e indicó que el Gobierno está dispuesto a enviar personal por si fuera necesario. Y el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció el envío de un millón de dólares (650.000 euros) al Comité Organizador de los Juegos de Pekín 2008 en concepto de ayuda a los damnificados.

Por su parte, el Gobierno español ha ofrecido a China "cualquier tipo de ayuda que soliciten", según indicó ayer la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega.

El país, conmocionado con la catástrofe, se pregunta, como señalan algunos de sus medios de comunicación, si 32 años después China sigue estando mal preparada para los terremotos.

China Daily señaló que los sismólogos ya habían advertido hace cinco años que podía producirse tarde o temprano un seísmo en Sichuan, y días antes de la catástrofe se observaron en la zona extrañas migraciones de animales, como por ejemplo sapos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios