El nivel formativo de los jóvenes españoles, bajo mínimos

  • Sólo el 61,1 por ciento de jóvenes españoles posee al menos título de Secundaria superior frente al 77,9 de la media europea.

Comentarios 42

El nivel formativo de los jóvenes españoles vuelve a ponerse en entredicho. Después de los malos resultados del informe PISA 2006, la revista 'Magisterio' publica un estudio del que se desprende que la formación en nuestro país está en su nivel más bajo desde 1995, ya en 2007 cayó al 61,1 por ciento el porcentaje de jóvenes con un mínimo de titulación de Secundaria superior. Esto supone, además, que en España las cifras no aumentan desde hace cuatro años en este aspecto. Para lograr estos datos, la publicación ha cumplimentado con datos de la EPA y Eurostat los parámetros que miden para 2007 el 'Youth Education Attainment Level', uno de los cinco primeros objetivos para el Consejo Europeo de Lisboa en 2010.

Este documento muestra el porcentaje de jóvenes entre 20 y 24 años que han obtenido al menos el título de Secundaria superior (Bachillerato o FP de Grado Medio en España). La media de los 27 países de la UE era en 2006 del 77,9%, y el objetivo marcado para 2010 es llegar al 85%. Sin embargo España, se ha quedado por debajo de la media con un exiguo 61,1%, el peor dato desde 1995. Según destaca la revista, en una información recogida por otr/press, este periodo de estancamiento del indicador dura ya cuatro años, mientras que los países que se encontraban a nuestro nivel o por debajo no paran de crecer. Esto significa que, a no ser que se tomen medidas radicales y efectivas, en poco tiempo, es improbable que España alcance la convergencia con Europa en décadas.

Se conocían los exigentes datos que se solicitaban para Lisboa 2010 y que era imposible que España consiguiera cumplir este objetivo, pero este dato indica, explica 'Magisterio' que lo más probable es que nuestro país se quede a más de 20 puntos del indicador, según los datos recopilados, de acuerdo con los parámetros que miden el 'Youth Education Attainment Level'.

El indicador venía ascendiendo con rapidez desde una década antes de la implantación de la Logse, pero al retrasar en dos años la edad para obtener el título requerido (el de FPI se obtenía los 16 años en la Ley General de Educación de 1970, y el de FP de Grado Medio con 18 con la Logse de 1990), la evolución positiva se frenó primero y comenzó a caer después, debido en parte a razones técnicas. Sin embargo, la evolución no era del todo coherente con las razones técnicas: el bache duraba demasiado y era más pronunciado de lo esperado, y además otros indicadores paralelos, como fracaso escolar, tenían una evolución similar sin ningún tipo de razones técnicas que la justificasen.

Hoy se puede decir que las razones técnicas ocultaron un error aún más grave, ya que estos obstáculos se solucionarían en pocos años, pero el principal problema es que existen causas derivadas de la falta de calidad del nuevo sistema educativo. Para la publicación, éste es el motivo por el que el problema permanece.

Así, señala el estudio, aunque el efecto de la inmigración empeora ligeramente los datos (alrededor de dos puntos en 2007), una vez eliminados los no nacidos en España, el indicador mantiene la misma evolución: es decir, el estancamiento de los últimos años se debe a razones propias del sistema, no al aumento de inmigrantes. En cuanto a sexos, las diferencias se mantienen en la última década entre los 12 y los 14 puntos, siempre en desventaja para los chicos. En este sentido, aunque la evolución de las chicas ha sido peor en el último año, la de los chicos se mantiene alrededor de un 55 por ciento, de manera que el nivel está muy cerca de poder decir que la mitad de los chicos no obtienen la titulación mínima exigida por la Unión Europea.

También existen diferencias entre las Comunidades Autónomas. Concretamente, la mitad norte de España (salvo Cataluña) obtiene indicadores claramente mejores que la mitad sur y las comunidades insulares. Encabezan la clasificación País Vasco y Navarra (las únicas que tienen alguna esperanza de cumplir los objetivos de Lisboa en 2010), seguidas por Asturias, Galicia, Cantabria, Castilla y León, Madrid, y Aragón, todas entre el 65 y el 70 por ciento. Por el contrario, en el pelotón de cola y en una situación muy preocupante pues no consiguen ni siquiera que la mitad de sus jóvenes obtengan una titulación mínima, se encuentran Baleares y los territorios que son competencia del Ministerio de Educación: Ceuta y Melilla.

Para 'Magisterio', la media española se ve arrastrada fundamentalmente porque sus tres comunidades más pobladas (Andalucía, Cataluña y Madrid) empeoran sus registros significativamente. Aunque la peor evolución significativa corresponde a las comunidades insulares: Baleares (-6,6 puntos) y Canarias (-7,3 puntos).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios