La inmediatez y el consumo simbólico predominan en la compra de alimentos

  • Expertos en nutrición critican el hábito de abusar de productos precocinados

La inmediatez y el consumo simbólico son las principales razones en la elección de la compra de los alimentos, según manifestó ayer María Teresa García Jiménez, especialista en alimentación y nutrición de la Escuela Nacional de Sanidad, en un encuentro informativo sobre las tendencias en el consumo de grasa de los españoles organizado por la Fundación Vida Activa (FVA) con motivo de la celebración hoy el Día Nacional de la Nutrición.

García apuntó que "la población no siempre es consciente de que ingiere ciertas grasas a partir de alimentos preparados". En este sentido, la experta señaló que productos como las patatas congeladas o las salsas introducen en su procedimiento de elaboración grasas para conseguir resultados más apetecibles tanto en sabor como en textura.

En cuanto a otros alimentos como los huevos, el pescado o la leche, García explicó que, a pesar de su alto contenido graso, contienen elementos esenciales para la alimentación, por lo que es preferible no sustituirlos o eliminarlos de la dieta, sino evitar otros alimentos.

Uno de los ejemplos a los que se refirió la experta es el hábito de ingerir alimentos como snacks o fritos, y disminuir platos fuertes como lentejas u otro tipo de cocidos con alto nivel calórico, algo que, según la experta, supone un error para la alimentación, ya que se reduce el aporte nutritivo.

En cuanto a la restauración colectiva, señaló que los comedores escolares o los centros de día de los mayores procuran que los menús sean apetitosos, abusan de productos precocinados y apenas ofrecen alimentos frescos.

También dentro de los actos organizados en la víspera del Día Nacional de la Nutrición, el profesor Michel Montignac vinculó ayer la "pandemia" de obesidad infantil con una alimentación inadecuada de la madre durante el embarazo, con la lactancia artificial y con el consumo de productos industriales que tienen un índice glucémico "muy elevado". Este gurú francés de renombre internacional en cuestiones de dietética, que presume de no ser médico, presentó su último libro Prevenir y combatir la obesidad en el niño con el método Montignac.

En el mismo acto, Julio Basulto, coordinador del grupo de revisión, estudio y posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, desaconsejó la obra por estar cargada de "graves errores" lesivos para la salud de los niños, que asoció con las "dietas milagro".

Entre ellos, criticó que no insiste en la necesidad "crucial" de hacer deporte, que obvia la importancia de una dieta pobre en proteínas animales y que toma como referente para adelgazar el índice glucémico "cuando los estamentos científicos dicen que no hay estudios que certifiquen esto".

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denunció ayer, tras visitar 38 establecimientos en seis ciudades, que muchos centros de adelgazamiento utilizan la dieta como un "simple gancho" para vender sus productos -algunos innecesarios- e incluso ofrecen consejos erróneos.

La OCU ha remitido su estudio a Sanidad y Consumo, y pide más esfuerzo de la sanidad pública en el control del peso, regular una mínima formación para prescribir dietas y controlar la venta de productos supuestamente adelgazantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios