Las emisiones de CO2 aumentaron en España un 1,8% durante el pasado año

  • Un informe de CCOO y el World Watch Institute sitúa al país fuera del Protocolo de Kioto · Un asesor medioambiental del Gobierno en la pasada legislatura denuncia presiones para no divulgar los datos

España está cada vez más lejos de cumplir con Kioto. Las perspectivas de que en 2012 España cumpla con el objetivo de haber incrementados sus emisiones en sólo un 15% con respecto a 1990 no son nada halaguenas. El año pasado los gases de efecto invernadero se incrementaron un 1,8 por ciento -un total de 441,4 millones de toneladas- con respecto a 2006 -cuando se emitieron 433,3 millones, el único año en el que descendieron- y en un 52,3 por ciento con respecto al año base 1990.

Así se pone de relieve en el último informe sobre la evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero que ha hecho público el sindicato CCOO y la representación española del World Watch Institute.

Según los datos de estas organizaciones, las emisiones de efecto invernadero han crecido en España un 52,3% respecto al año base previsto en el Protocolo de Kioto (1990), que limitó ese incremento en el 15%.

El "desbordamiento" de las cifras va a costar a España entre 3.500 y 4.000 millones de euros, según Fernando Rodrigo, coordinador del área de Medio Ambiente de CCOO, quien ha advertido además de que las cifras ponen de relieve "el fracaso" del Gobierno, que se había fijado la lucha contra el cambio climático como una de sus prioridades.

"Los hechos no se compadecen con las palabras", ha dicho Fernando Rodrigo, que además ha exigido la implicación del presidente del Gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero, para involucrar a todos los ministerios, y ha asegurado que las cifras de emisiones del pasado año se han "colmatado" con la nueva estructura del Ministerio de Medio Ambiente.

El director de la delegación española de World Watch, José Santamarta, ha denunciado además la política informativa del Gobierno y la "ocultación" de los datos oficiales, y ha animado a presentar denuncias -como han hecho ya algunas organizaciones ecologistas- para reclamar el acceso a esa información.

Santamarta, que en la pasada legislatura trabajó como asesor en el Ministerio de Medio Ambiente, ha asegurado que no hizo públicos esos datos durante los últimos años "porque me lo prohibieron" y para defender su puesto de trabajo en aquel momento.

Según los autores del informe, la subida del petróleo y del precio de la energía puede provocar que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, pero se han mostrado convencidos de que en ningún caso descenderán por debajo del 45 por ciento y de que España deberá acudir a los mecanismos de flexibilidad previstos en el propio Protocolo de Kioto para cumplir los objetivos.

Entre los aspectos positivos de los últimos años, han citado la eficiencia energética, aunque achacaron ésta al progresivo incremento de los precios, y al aumento de las energías renovables.

Santamarta ha dibujado sin embargo un horizonte muy pesimista, y tras asegurar que las medidas adoptadas por el Ejecutivo no son suficientes para invertir la tendencia de aumento progresivo de las emisiones ha mantenido que el Gobierno "no va a hacer nada, porque ni quiere ni sabe".

El informe refleja que el aumento de las emisiones el pasado año no puede imputarse a la sequía, ya que la producción hidroeléctrica fue un 6,4 mayor que la del año anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios